Placebo puso a sudar a sus fans tapatíos

La agrupación inglesa de rock alternativo durante una hora con 40 minutos ofreció un amplio repertorio.

Guadalajara

Después que la agrupación española L.A. abriera la noche una hora antes, Placebo arribó al escenario del Teatro Diana con puntualidad inglesa a las 22:00 horas para ofrecer los temas del álbum Loud like love.

“B3”  tema del EP del mismo nombre fue el primero en una lista de más de 20 canciones que dieron un repaso a su trayectoria. “For what it’s worth”, segundo track en escucharse en vivo terminó de calentar los motores, coreada por los asistentes y acompañada de estruendosos golpes de la batería.

El escenario consistió en una pantalla gigante tras la banda, por momentos parecía dividirse en cuatro, proyectando desde figuras y videos para acompañar las canciones.

Antes de comenzar el siguiente tema, el vocalista Brian Molko dio brevemente las buenas noches a la audiencia.

Como en anteriores conciertos de la agrupación, el guitarrista Stefan Olsdal también interactuó con los asistentes, quienes de principio a fin estuvieron de pie. 

“Too many friends” bajó el tono mas no la energía, con letra sobre el Internet, las redes sociales, imágenes del espacio exterior se proyectaron en la gran pantalla.

El Teatro Diana tuvo lleno total anoche y a la media hora el calor humano era perceptible, la mayoría de los asistentes cubrían el rango de jóvenes y adultos.

Durante la tocada se escucharon varios temas de su más reciente producción Loud like love como “A million little pieces” y tampoco faltaron las propuestas matrimoniales a Molko y Stefan clamadas a todo pulmón entre canción y canción.

“Speak in tongues”, “Rob the bank”, “Purify” también formaron parte del setlist que tocaron sin pausas, a veces solo un par de segundos para decir ¡Gracias!

Desde el primer acorde una persona reconoció y gritó el nombre de la siguiente canción “Space Monkey” y para seguir la euforia “Blind” pintó la pantalla de verde por completo, las luces del escenario fueron más brillantes y la expresión de entrega de los músicos fue más que evidente en sus rostros.

No podían faltar los éxitos del disco Meds de 2006, aquella canción que da nombre al mismo como “Song to say goodbye”.

Enseguida otro de los temas esperados “Special K” de Black Market Music del 2000 puso a temblar el Diana y “The bitter end” marcó el primer cierre, previo a un encore con mas temas esperados como “Teenage angst” y el cover de Kate Bush “Running up that hill”.

Ante el calor humano en el teatro, la salida por una cerveza fue constante entre los asistentes, algunos aprovecharon que pocas personas estaban sentadas y se atrevieron a adelantarse algunas filas de manera desapercibida, pero pronto fueron regresados a sus lugares por la gente de seguridad.

“Infra-Red” fue el cierre, poco más de la hora con 40 minutos, después de comenzar. Aunque hubo poca interacción con la audiencia, no fue necesaria para mantener el ritmo alto en todo momento del show.