ENTREVISTA | POR PAOLA BETANCOURT

En el camino conocieron a su productor, Quique Rangel (bajista de Café Tacvba), quien se arriesgó a fusionar su experiencia con el bagaje y el power que la banda traía, de lo que resulta su segundo material discográfico: 'Soy Cavernas'.

Pellejos define su rock: "tieso y difícil de digerir"

La banda Pellejos inició en 2005, pero los integrantes han ido cambiando.
La banda Pellejos inició en 2005, pero los integrantes han ido cambiando. (Especial)

Ciudad de México

"Estamos hundidos, mexicanos...", canta Pellejos, acompañado por la guitarra eléctrica, en su nuevo sencillo titulado "Soy Cavernas". Título también de su nuevo álbum cuyas letras son fuertes, de alto impacto, con giros inesperados, que van de la melancolía a la ironía y viceversa. De pronto, sorprenden con un poco de humor negro. La banda apela a la franqueza, ya sea amor, desamor, corrupción o alguna vivencia urbana, no tiene miedo a decir lo que piensa. Se describen como "un grupo incómodo y difícil de digerir, que no se somete ante la censura".

"La situación del país es desastrosa y todos estamos un poco involucrados en ello"

El único integrante de este cuarteto mexicano que tiene formación musical inicialmente es Esteban Aldrete, el guitarrista. Mariano Villalobos (Ciudad de México, 1970) toca la batería y es quien compone la mayor parte de las letras, es artista visual, al igual que Daniel Guzmán, el bajista, quien ha realizado exposiciones de sus obras, como ahora en la Galería Kurimanzutto, y es autor de los dibujos que se fusionan con los discos y videos de la banda. Ignacio Perales es la voz del grupo y fuera del escenario tiene un normal trabajo de oficina como ajustador de seguros.

Comenzaron con el grupo en 2005, pero la alineación ha cambiado. En medio de tocadas, reuniones y a través de amigos en común fue que conocieron a Quique Rangel, bajista de Café Tacvba y actual productor de la banda, y lograron cautivarlo con la espontaneidad y rudeza que los caracteriza. El 17 de julio pasado ofrecieron una presentación gratuita en el Multiforo Urbano Bajo Circuito, tocando los temas de su nuevo disco Soy Cavernas, impulsados por la disquera independiente Terrícolas Imbéciles y acompañados por El Muertho TJ.

En esta charla con Dominical MILENIO, Nacho y Mariano hablan sobre la propuesta musical del grupo, el origen de sus letras y vacilan sobre sus edades sin querer soltar un dato concreto; lo único que Mariano aseguró es que el punto de reunión del grupo son los Oxxos, eso sí lo dejó bien claro.

Tres de los cuatro integrantes del grupo no tienen una formación musical, entonces, ¿por qué conformar una banda?

Nacho: Esteban siempre ha sido músico, los que no éramos músicos desde un principio somos Mariano, Daniel y yo. Todo se dio una ocasión en que nos reunimos, un poco en parte porque éramos amigos y nos gustaba el rock. Nos juntamos para hacer un grupo que no necesariamente tenía que ver con tocar los instrumentos, estábamos enfocados más en la actitud.

¿De dónde surgen las letras crudas de sus canciones?

Mariano: Las letras provienen de experiencias, de vivencias urbanas, avistamientos callejeros, y toda esta experiencia se canaliza a través del lenguaje y el lenguaje cobra muchos significados. Todo lo que es lenguaje no es real y ahí es cuando nos conectamos con las canciones y viene la imaginación, y está muy conectado con la realidad transformada a través del lenguaje, las letras.

¿Antes de Pellejos qué hacían?

Nacho: Yo trabajaba en una oficina, nada más.

Mariano: Yo me dedicaba solamente a planchar las calles y a las artes visuales.

¿Por qué se llaman Pellejos?

Mariano: Yo creo que por el tiempo que tenemos, pero aparte los pellejos son algo incómodo, cuando come uno pellejos, se te atoran en el gañote, no es algo muy fácil de digerir; si ya lo piensas un poco más, tal vez Pellejos te hace pensar en digerir las cosas.

¿Una banda que no le teme a la censura?

Mariano: ¡Exactamente!, por eso el tipo de rock que hacemos, como no le tememos a la censura, es un rock tieso, bien tiesesote, que aguanta todo, y no tiene que ver con lo solemne, que es de palo, y es muy diferente.

¿Cómo se da el acercamiento con Quique Rangel?

Mariano: Lo conocimos en el camino, en las tocadas, y también por medio de otros amigos que nos presentaron al querido Enrique. Empezamos a trabajar con él, nos dio algunos tips, algunos consejos, y ya con todo el bagaje y el power que traíamos, se fusionaron su experiencia y nuestra propuesta musical.

¿Cuál es la canción más importante del grupo?

Mariano: Es la que se llama "Soy Cavernas", que viene en este segundo disco que vamos a presentar; habla sobre la realidad que estamos viviendo en el país. En la rola se manifiesta este inconsciente colectivo, esta amenaza colectiva que día a día nos pesa en la ciudad, en cómo vivimos.

¿De plano consideran catastrófico el panorama actual del país como para asegurar en el coro de "Soy Cavernas" que estamos hundidos?

Mariano: ¡Sí, claro!, estamos hundidos y hasta el pescuezo.

Nacho: La situación del país es desastrosa y creo que todos estamos un poco involucrados en ello. La violencia, la corrupción que impera con un gobierno del PRI, del PAN, del PRD o de cualquier partido. Y creo que esto no tiene remedio por las armas, no es la salida.

¿Cuál es el objetivo de estas letras? ¿Despertar masas y crear conciencia?

Mariano: Pues sí, por supuesto. Que estas letras las interioricen los muchachos, personas, la gente que algún día las ponga en práctica.

Nacho: También para que dejen la vida tan suave y cómoda. Que dejen a un lado estar viendo la televisión, que hagan algo por sí mismos para que mejoren. Que no se preocupen tanto por tener una cadena de oro o un coche nuevo como los narcos, sino que se enfoquen en leer un libro por lo menos.

¿Por qué apostarle a estas letras, están aburridos de las canciones de amor y desamor?

Mariano: Para nada, en este segundo disco tenemos también temas de amor extremo que pueden ser como "Pulso de mono" o "Morralla de amor" y hay otras que son tal vez de un amor más ligero, más entrañable, como "Las joyas de la familia" o "Sexo ficción". Este contraste que hay con estas letras, que son más fuertes, es también lo que nos toca vivir día a día en la ciudad, porque la ciudad es el contenedor de ideas y de memorias, está en nuestro inconsciente y estamos inmersos en esto. Y no es que le apostemos a estas letras que hablan del país, no es apuesta, es algo que se da de paso, naturalmente.

La banda se conformó en 2005 y hasta 2011 lanzan su segunda producción, ¿qué pasó en ese lapso?

Mariano: Pues seguimos evolucionando, tocando. Nos invitaron a Madrid, en Miami promocionamos nuestras ideas. Nunca dejamos el proyecto, sino que estuvimos fuera; también en ocasiones se atravesaban nuestras actividades, porque no nos dedicamos a la música completamente, cada quien tiene sus chambas, pero no lo abandonamos.

Si no es el grupo su interés principal, ¿en algún momento se imaginaron que llegarían tan lejos al grado de presentarse en el Vive Latino en dos ocasiones?

Nacho: Ah, eso sí está bien, nos hemos encontrado con gente muy decente en este tiempo; pero sí, como que esa no era la idea, en el Vive Latino nos fue muy bien, pero no era eso lo que estábamos pensando.

Mariano: Pues hemos llegado hasta el Oxxo de la esquina y al Oxxo más cercano a comprar unas "chelas"; sí hemos avanzado al Oxxo más próximo.

¿Su género es el punk?

Mariano: No, es como te decía, un rock muy tieso. Somos así por cómo están las cosas, la realidad. Un rock tieso, en eso queda.

¿Qué influencias tienen para componer?

Mariano: No hay ninguna influencia, porque ya somos unos hombres bien hechos y derechos, y hay hasta algunos machos calados en el grupo y adiós a las influencias, ahora ya somos nosotros.

¿Qué hacen cuando no están tocando en la banda?

Nacho: A mí me gusta disparar armas, el tiro al blanco.

Mariano: Rondar los Oxxo, ese es mi pasatiempo favorito.

¿Qué pueden decir que los identifica como grupo?

Mariano: Pues los Oxxo que están cerca de donde ensayamos; y una que otra persona que es amable, que le gusta el grupo y va y nos ayuda.