Paga Montserrat Caballé 300 mil euros al fisco

La soprano internacional tuvo que cumplir con un reclamo que le hizo Hacienda en España.
La cantante cubrió un fuerte adeudo.
La cantante cubrió un fuerte adeudo. (Especial)

Barcelona

La soprano Montserrat Caballé devolvió al fisco español 300 mil euros del medio millón (casi 700 mil dólares) que le reclama, informaron fuentes jurídicas.

Al mismo tiempo, el juez que investiga a la soprano por supuesto fraude fiscal acordó hoy, a petición de la diva, acudir a su domicilio para tomarle declaración el próximo viernes, tras comprobar que sus problemas de salud y movilidad le impiden acudir al juzgado.

Con 81 años de edad, Montserrat Caballé pidió al juez ser interrogada en su casa alegando esos problemas.

Según informaron fuentes jurídicas, la cantante tiene la intención de devolver toda la cantidad defraudada a la Agencia Tributaria y está intentando reunir el dinero restante que le reclama Hacienda para saldar su deuda y evitar un eventual juicio.

Pero el pago no evitará su declaración como imputada ante el juez que instruye la querella por fraude fiscal que le interpuso la Fiscalía.

La Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona presentó una querella en la que acusa a Caballé de defraudar 508.462 euros en su declaración de la renta correspondiente al año 2010, con lo que presuntamente eludió tributar por los beneficios obtenidos en sus recitales y grabaciones, que ingresaba en una cuenta de un banco andorrano y simulando tener residencia en el Principado de Andorra.

La soprano deberá pagar el total del dinero evadido a Hacienda, más la multa correspondiente -que según el Código Penal español oscila entre dos seis y veces la cantidad defraudada- para pactar con la Fiscalía una rebaja en la condena por el delito de fraude fiscal y, de esa forma, evitar la celebración del juicio.

En ese caso, el ministerio público y la defensa de Caballé podrían pactar una sentencia de conformidad -solamente pendiente de ser ratificada en el juicio- en la que la soprano se beneficiara de la atenuante de reparación del daño y lograra así una pena mínima por el delito de fraude fiscal.

En su querella, el ministerio público afirma que "con el deseo de obtener un mayor beneficio de la actividad profesional que desarrollaba a base de no ingresar en la Hacienda Pública el dinero que correspondía al IRPF", la artista figuraba formalmente comoresidente en la localidad andorrana de Sant Julià de Lòria.

Caballé, añade la Fiscalía, "guiada por el mismo deseo y para conseguir que la Agencia Tributaria no tuviera conocimiento de sus ingresos y de su residencia real en España y no le pudiera exigir el pago del impuesto correspondiente", firmó a través de la empresa andorrana Reial Classics S.L. la gran mayoría de contratos para recitales y grabaciones del año 2010.