Manzanero y Céspedes cantaron a las madres

Los compositores deleitaron por casi dos horas con lo destacado de su repertorio; bromearon e intercambiaron temas en escena.
Los intérpretes mostraron sus años de amistad.
Los intérpretes mostraron sus años de amistad. (Edgar Negrete/Clasos)

México

En la intimidad de un escenario adaptado como si fuera una pequeña sala, Armando Manzanero y Francisco Céspedes ofrecieron un concierto dedicado a las madres con lo mejor de su repertorio, anoche en el Teatro Metropólitan.

Ante cientos de personas que acudieron en familia, los cantantes se rindieron en cada una de sus interpretaciones, que estuvieron aderezadas de bromas y anécdotas, algunas espontáneas, que surgían al pasar del espectáculo.

“Todo es un misterio”, “Dónde está la vida”, “Esperaré” y “Todavía” fueron parte del show que llevó a un viaje de recuerdos a los asistentes, que llegaron puntual a la cita para ver a los intérpretes, quienes mostraron su amistad en escena.

Los músicos de apoyo, al igual que las tenues luces en color lila, azul y amarillo, fueron fundamentales para que la gente se sintiera en un ambiente íntimo y bohemio, mientras transcurría el concierto con “El ciego”, “Se me antoja” y “Voy a apagar la luz”.

Entre elogios, aplausos y suspiros, Manzanero cantaba temas de Céspedes y viceversa.

“Contigo aprendí”, “Quédate más” y “Remolino” fueron parte de esta dinámica que han repetido con sus múltiples presentaciones en diferentes recintos de México.

Con las emociones a flor de piel, Manzanero y Céspedes continuaron, pero ahora cantando a dueto “No sé tú”, al igual que los éxitos “Te extraño” y “Señora”, donde mostraron su calidad en el rango vocal que cada uno alcanza.

“Esta tarde vi llover”, como parte de la recta final del concierto, sorprendió a los presentes, pues Céspedes bajó del escenario para cantar entre las butacas.

“Por debajo de la mesa” y “Nunca más” cerraron con broche de oro la presentación que duró poco menos de dos horas. 

Armando un Pancho

Aunque el Teatro Metropólitan no se llenó, los cantantes entregaron lo mejor de sí en cada interpretación, donde además intercambiaron temas.

Por momentos, el público pidió que el dueto hablaran más fuerte, ya que no se lograba entender claramente lo que platicaban  y bromeaban entre ellos.