Maná arma la fiesta del 5 de Mayo en la Casa Blanca

La banda jalisciense se presentó en Washington D.C. como parte de las festividades que encabezó Barack Obama; Fher Olvera reiteró su exhorto a los latinos para que voten.

Washington

La banda mexicana Maná sacudió este jueves a la Casa Blanca con un breve pero histórico concierto en homenaje a la contribución de los migrantes hispanos diversos aspectos de la cultura estadunidense.

“Es un honor, un privilegio estar aquí. Si me hubiesen dicho hace 25 años que iba a pasar esto, habría pensado que estaba soñando, pero aquí estamos, y aquí está el corazón de México y de los latinos”, dijo el cantante Fher Olvera al inicio del concierto en el Salón Este de la sede presidencial.

El concierto sirvió también como celebración del 5 de mayo, día en que México conmemora la victoria de su ejército en la batalla de Puebla, en 1862, y que se convirtió ya en una fecha festiva en Estados Unidos.

“¡Feliz 5 de Mayo!”, gritó el presidente Barack Obama, en español, al abrir las celebraciones.

“Esta es una de nuestras mejores fiestas del año”, dijo el mandatario, quien llegó a bromear que había pensado en tocar junto a Maná, pero decidió “no arruinar la ocasión”.

En un salón atestado de invitados, Maná tocó por poco más de media hora; hilvanando éxitos de su carrera como “En el muelle de San Blas”, “Mariposa traicionera”, “Vivir sin aire”, “Rayando el sol” y “Dónde jugarán los niños”, para cerrar con “Corazón espinado”.

El baterista Álex González agradeció a Obama “por la invitación, y también gracias a la comunidad latina que vino a vernos. ¡Viva México! ¡Y viva América Latina!”.

Después de tocar en la Casa Blanca, invitados por el Presidente, el cantante se mostró menos crítico que en otras ocasiones con Trump y se centró en animar a los latinos a votar en las elecciones generales de noviembre en EU.

 “Eso (las críticas a Trump) lo dejamos para después. Ahora en lo que hay que enfocarnos de corazón es que, realmente, la gente vaya y vote, porque sí se puede. Los latinos pueden mover la balanza de la presidencia. Háganlo, por favor”, dijo el jalisciense a los periodistas.

El líder de la banda , quien el año pasado dijo en un concierto en Los Ángeles, California que no había visto “un discurso tan lleno de odio” como el de Trump “desde Hitler”, se mostró más contenido y evitó criticar  al magnate.

“Yo creo que Trump no nos hubiera invitado (a tocar en la Casa Blanca)”, afirmó Olvera cuando una periodista le preguntó si podía imaginar en esa residencia al republicano.

“Yo pienso que hay que crear puentes y no muros”, agregó el vocalista de Maná.

Álex González coincidió en que “a veces hay que saludar al enemigo”, pero consideró “triste que haya tanta división en Estados Unidos”, con “retórica que a veces solo refleja la forma en que una persona ve las cosas”.

Los músicos pudieron hablar con Obama y el vicepresidente, Joseph Biden, que los felicitaron “por la actuación” y fueron muy “amables”, según González.

“Como decimos en México, él (Obama) tiene una vibra muy bonita, es una persona muy agradable, le deseamos todo lo mejor en el futuro. Agradeció también el apoyo que le hemos dado a él” en su campaña de reelección en 2012, dijo.