Mercurio y Magneto, con la energía intacta

Los grupos se reencontraron con su público en el Auditorio Nacional; ofrecieron más de dos horas de éxitos.
Miles de seguidoras abarrotaron el recinto para estar presentes en el concierto.
Miles de seguidoras abarrotaron el recinto para estar presentes en el concierto. (Notimex )

Ciudad de México

Sus facciones ya no eran las de aquellos adolescentes que conmocionaron la década de los 90, pero con la energía intacta Mercurio y Magneto revivieron sus glorias durante el reencuentro con sus fans en el Auditorio Nacional.

  Como ellos, los asistentes a la noche de nostalgia habían madurado, la mayoría del público eran mujeres que rondaban los 30 años y volvieron a su tiempo de escuela de la mano de sus ídolos.

  Las pantallas del foro comenzaron a transmitir gráficos, los músicos afinaban instrumentos y de golpe una luz rojiza dejó al descubierto a Mercurio y a Magneto en el escenario: eran 10 hombres acelerando el corazón de 10 mil personas.

  "Tremendo" y "Mira, mira" fueron los primeros temas del repertorio y la prueba de fuego para las dos bandas que se arriesgaron a juntar su talento. A juzgar por la lluvia de hormonas y el calor en el ambiente la habían pasado.

 Y es que las mujeres no se resistieron a sus coreografías, las minas que hicieron moda hace más de 20 años y que ahora reinterpretaban con energía.

  A su salida todos optaron por lucir uniformes con formales trajes negros, y era notorio que dedicaron mucho tiempo a coordinarse y repartir sus apariciones.

  "Todas se ven muy guapas. Esta es la bienvenida, este es el comienzo de esta historia y el día de hoy todas tienen 13 años otra vez", fueron las primeras palabras de la noche a cargo de Chiprut que se encargó del viaje al pasado con "Vuelo".

  Los músicos estaban ubicados a los costados de la tarima que a su vez estaba dividida en niveles para dar mejor protección a los músicos en escena.

  Como eran muchos, tomaron su turno para hablar en diferentes momentos a lo largo de las más de dos horas de concierto, pero en resumen todo agradecían la experiencia de pisar de nuevo un gran escenario y prometían una noche inolvidable.

  La única diferencia era la potencia de los gritos que contestaban a sus palabras, y quedó claro que el atractivo de Poncho y el de Álan robaron cuadro a sus demás compañeros.

  "Hola hermosas, bienvenidas al Auditorio esta noche. Es enorme poderlas ver en un proyecto así, donde es la música la que nos vuelve a unir; todas ustedes, nuestras familias y amigos y todas las fans que Nos han acompañado hasta ahora", dijo Poncho estremeciendo a las féminas.

 Los chicos incitaron a las presentes a recordar su primer amor, su primer beso y algo más con un popurrí de baladas a cargo de Álan y Héctor que incluyó "Cómo decirle que la quiero", "Mi amada" y "Beso por beso", entre otros.

  Un nuevo cambio de vestuario, ahora más casual con pantalones beige, playeras blancas y chamarras de cuero anunciaba el bloque musical que pondría a bailar a todos con "Chicas chic" y "Bye, bye". Para ese entonces había transcurrido más de hora y media y el sudor delataba el cansancio de los cantantes, más no por eso se notó una baja en su ánimo.

  Antes de despedirse con "Vuela, vuela" dieron a entender que su reencuentro es a largo plazo y abandonaron él escenario con un "hasta luego".


 Claves

 Se preocupan por el ambiente


 En la recta final del concierto Mercurio y Magneto hicieron un llamado a cuidar el planeta antes de interpretar "40 grados".


 "Es una iniciativa que tenemos los 10 integrantes y nos conmueve mucho, es una preocupación relacionada al cuidado de nuestro planeta. El mundo tiene solo un problema, el ser humano ha decidido acabar con ella. Les pido que nos juntamos y seamos conciertes", dijo Tono.