Los Fabulosos Cadillacs ofrecen enérgico "show"

La banda argentina se presentó en el Palacio de los deportes ante 20 mil "fans".
La banda provocó un ambiente festivo entre los fans que bailaron al ritmo de "slam".
La banda provocó un ambiente festivo entre los fans que bailaron al ritmo de "slam". (Luis Ortiz)

México

El borde del escenario se convirtió en una cuerda floja para Vicentico, quien con pasos cautelosos y en cámara lenta salió al Palacio de los Deportes a las 21:30 horas junto al resto de los Fabulosos Cadillacs.

Parecía que alguien a cargo de la computadora jugaba en Paint, pues se dibujaban en las pantallas tras sus espaldas siluetas, esqueletos y rayas sin sentido cuando el show comenzó con “Mi novia se cayó en un pozo ciego”.

El concierto de ayer fue la primera vez que la banda cantó en vivo para México los temas de su nuevo disco La salvación de Solo y Juan; sin embargo, también fue momento para desempolvar aquellas canciones que se habían olvidado de tocar, como “El número dos en tu lista”.

Vicentico apareció ante los más de 20 mil asistentes con varias capas de ropa, pero a los pocos minutos tuvo que ceder ante el calor provocado en el ambiente por el slam y se despojó de su abrigo, pero, como ya es común en él, a lo largo de la noche se lo pondría de nuevo y volvería a quitar en varias ocasiones durante el show.

“Averno el fantasma”, tema de la nueva producción, fue bien recibido por la audiencia, que no paraba de saltar y de bailar con empujones mientras la cerveza ya comenzaba a surtir efecto.

Un momento de silencio que apenas sirvió para tomar aire y la trompeta descontroló el lugar con “Manuel Santillán el león”; la introducción musical le permitía al vocalista alejarse, beber agua y volver a completar el tema.

“Están siempre exquisitos estos hombres”, dijo uno de los fans, quien pese a ser cliente frecuente de los Fabulosos aseguró que la experiencia siempre es diferente.

“Calaveras y diablitos” fue el descanso para los cuerpos agitados de tanto brincar y el momento para que los enamorados desgarraran su garganta entonando a todo pulmón el coro.

“Muy buenas noches, queridos amigos y amigas; muchas gracias por venir a esta fiesta íntima y privada para nosotros. Vamos ahora a cantarle a las calaveras y a los diablos que nos acompañan hoy”, dijo Vicentico improvisando una rápida pantomima.

Entonces, en el coro final, tal como lo pidió el vocalista, la gente se tocaba las mejillas en señal de calaveras y elevaba el brazo con la señal cuernos para simular a los diablitos.

Al cierre de esta edición sonaba “La salvación de Solo y Juan”, tema que da nombre a su nuevo disco, y mientras era interpretado, la imagen del mar en calma donde la banda realizó algunas tomas, ocupó las pantallas en el Palacio. 

CLAVES

SE MANTIENEN VIGENTES

Previo a la salida de Fabulosos Cadillacs, Ilya Kuryaki prendió a la audiencia con un breve repertorio de sus éxitos.

El lunes la banda ofrecerá otro concierto pero más íntimo y para una menor audiencia en el Plaza Condesa.

La banda tuvo un encuentro con la prensa el lunes.