Disfrutan primera jornada del Lollapalooza Brasil

Café Tacvba, Lorde e Imagine Dragons, entre otros, se presentaron ante alrededor de 80 mil personas en el autódromo de Interlagos de Sao Paulo. 

Sao Paulo

El autódromo de Interlagos de Sao Paulo se transformó este fin de semana en la pista de baile de la edición brasileña del festival Lollapalooza, que montó cuatro escenarios para recibir a los mayores nombres de la escena contemporánea del rock.

Ante 80 mil personas, la apertura del festival llegó de la mano de la banda nacional Vespas Mandarinas. La banda mexicana de rock alternativo Café Tacvba actuó después, pero fue al caer la tarde cuando las principales atracciones del día empezaron a subir al palco, empezando por Julian Casablancas, que aterrizó por primera vez en Brasil en su carrera en solitario.

El vocalista de The Strokes tocó en el principal escenario canciones de su nuevo álbum "Julian Casablancas + The Voidz".

Casablancas lanzó una previa de su disco en marzo en el que mezcla el sonido característico del primer álbum de The Strokes con sintetizadores. A pesar de su nueva aventura, el cantante no quiso dejar fuera algunos de los grandes éxitos del grupo neoyorquino, como "Take It or Leave It".

Enseguida, llegó el turno a Imagine Dragons. Los estadunidenses mezclaron rock y percusión en un concierto en el que el público coreó los grandes éxitos de un disco que batió récords de permanencia en la lista Billboard por ser el álbum más interpretado.

El concierto también dio lugar a sorpresas. La banda anunció una pausa en su carrera y afirmó que el de hoy era el último concierto de una gira que comenzó en 2009.

Una de las grandes atracciones de la noche, Phoenix, comenzó el espectáculo con un pequeño retraso, ideal para aquellos que todavía se entretenían con otros conciertos. Carismáticos, los franceses, liderados por el vocalista Thomas Mars, incendiaron la platea, una de las más animadas del sábado, nada más comenzar.

Al mismo tiempo, Lorde, de 17 años, se presentaba en el palco Interlagos. La adolescente, vencedora este año de un Brits Awards, los galardones más importantes de la música pop británica, encandiló a los miles de espectadores con su voz.

Justo después llegó el turno de la veterana banda Nine Inch Nails, en el palco Onix. La banda fue fiel a su tradición, abrió con "Wish" y cerró con "Hurt".

Muse, principal atracción del sábado, puso el broche de oro a la noche, después de haber cancelado un concierto previsto el jueves debido al dolor de garganta del vocalista Matt Belamy.

Para mañana están previstas las actuaciones de Arcade Fire, Soundgarden, Johnny Marr, Pixies e New Order, entre otros.