CRÓNICA | POR EDUARDO GUTIÉRREZ SEGURA

Festeja Lila Downs a la casa de los compositores

La cantante fue la encargada de ofrecer un concierto en el marco del segundo aniversario de la Sala Telefónica del Centro Cultural Roberto Cantoral.

Lila Dows deleitó a su público con su potente poz y peculiar atuendo.
Lila Dows deleitó a su público con su potente poz y peculiar atuendo. (Twitter Javier Poza)

México

Con un derroche de talento Lila Downs fue la encargada de celebrar el recinto construido en honor de los compositores de nuestro país con un recital plagado de identidad nacional en ritmos, letras y ropa.

A las 20:34 horas, Downs arrancó su festejo con "Mezcalito", durante la cual sacó una botella para brindar a distancia con las 846 almas que abarrotaron la Sala Telefónica del Centro Cultural Roberto Cantoral.

"Muchas gracias hermoso público. Muy especial esta noche, una celebración importante para la comunidad musical, el segundo aniversario de este recinto, que representa el cariño que le tienen los compositores a la música de nuestra tierra", dijo Lila a manera de saludo, para dar paso a "Yo envidió el viento".

"Hemos tenido el privilegio de cantar la raíz africana, indígena y española", expresó previo a entonar "La iguana", en la que bailó muy sensual e incluso se tiró al piso para imitar al animal.

"Mucha gente conoce la historia de un tren que pasa por México, al que le llamamos La Bestia, yo le dedico esta canción: 'El tren del cielo'", comentó Downs de su interpretación.

"Quiero cantarles un tema que para mí llega en un momento en la vida que nos hace humildes", mencionó para que llegara "Fallaste corazón", seguida de "Mano negra".

"Esta noche es especial para mí, por el recuerdo y la dedicatoria que le voy hacer al señor Roberto Cantoral, por su composición. Para todos ustedes con mucho cariño", señaló y regalar "El preso número 9", para el que sacó un sombrero charro, que le valió muchos halagos.

"La gran bondad es la complicidad que tenemos los músicos, que nos apoyamos unos a otros, por eso quiero agradecer a la banda por su inspiración", compartió la nacida en Oaxaca para ofrecer "Cucurrucucú Paloma".

"Hemos tenido el privilegio de conocer a una gran cantora, quien pasó por nuestro país y se hizo una mexicana de honor, siempre está con nosotros, la Chavela Vargas", indicó antes de "Cruz de olvido".

No obstante, la gente no quería que se despidiera, por lo que sin desaparecer de escena los complació con el tema de José Alfredo Jiménez, "Vámonos", en la que bajó del escenario para sacar a bailar a un señor del público y permitió que los músicos que la acompañan lucieran su talento.

Para no ignorar el llamado que pedía se mantuviera en el escenario entonó "Llorona". La algarabía en la sala hizo que la artista regresara para deleitar con uno de los temas más pedidos de la noche "Cumbia del mole", y maraca en mano, Lila puso a bailar a todos.

Un brindis más y la broma "no me dejan ir a Garibaldi" fueron el pretexto para que tomara la guitarra y se escuchara "Paloma negra", pero el estruendo de su nombre en voz de sus seguidores la hizo volver para cerrar la noche con "Tacha", a las 22:14 horas.

Los número de Lila:

8 músicos.
846 almas presentes en el recital.
1 cambio de ropa, vestido artesanal escote corazón, corte asimétrico y cauda larga, aderezado con estampado floral.
3 salidas en falso.