Reconoce el Grammy la excelencia musical

Óscar de León, Palito Ortega, Miguel Ríos, Totó La Momposina, Pedro Ramírez, Don Francisco, Roberto Menescal y Juan Formell compartieron los nervios y la emoción al recibir la distinción por sus ...
Carlos Vives, Don Francisco y Palito Ortega
Carlos Vives, Don Francisco y Palito Ortega (Adriana Jiménez Rivera/ Enviada)

Las Vegas

Óscar de León rompió con la solemnidad que se vivía en la sala, donde Palito Ortega, Miguel Ríos, Totó La Momposina, Pedro Ramírez, Don Francisco, Roberto Menescal y Juan Formell compartían a la prensa la emoción, la felicidad y hasta los nervios que vivían por recibir la distinción que les hacía la Academia de la Grabación Latina; pues bastó que entrara y expresara un "la ra la, la ra, la" para que la escena se transformara y cobrara vida.

Y es que como lo ha hecho a lo largo de su trayectoria, el salsero no paró de bromear, de tararear alguna canción, mientras agradecía "este reconocimiento que me hacen, pues son ya muchos años de ponerle sabor y ritmo a la vida de mucha gente, porque la música me ha dado esa posibilidad".

A unos cuantos pasos, en el salón de entrevistas, Palito Ortega también agradecía la distinción y recordaba que con temas como "Despeinada" y "La felicidad" empezó su proyección internacional en los años 70, la cual en gran parte "se la debo a México, porque fue ahí donde empezó la historia por la que hoy me dan este premio".

Miguel Ríos, en otra zona del salón, se percibía serio, pero en cuanto se le preguntó su sentir por la distinción que se le hacía, la emoción salió a relucir.

"Yo agradezco mucho este reconocimiento que me hacen porque significa mucho, pues viene de mi gente, de músicos, productores, compositores, de toda la gente que integra la Academia, de modo que es una gran satisfacción para mi, luego de 50 años de haber cantado por todo el mundo", dijo el rockero, quien compartió que ahora "solo canto para actos de beneficio social".

El productor y arreglista de todos los discos de Vicente Fernández y muchos cantantes más de música vernácula; Pedro Ramírez Velázquez, llegó hasta la sala en silla de ruedas y fue contundente en sus palabras, pues tras agradecer que "a través del reconocimiento que me hacen, estén reconociendo la música regional mexicana, que de pronto está muy olvidada", también comentó que "Vicente Fernández, aunque retirado, sigue siendo "El Rey" de la música ranchera".

El cubano Juan Formell, a quien se debe la integración de instrumentos electrónicos a la música cubana, defendió su contribución "muchos me criticaban, pero la prueba de que no estaba equivocado es que seguimos soneando, porque el son no se terminó, por el contrario se enriqueció".

Totó La Momposina, de origen colombiano, y la única mujer que se reconoció con el premio a la excelencia, se refirió "al poder que tiene la música como medio para unir a todos los pueblos".

El productor Roberto Menescal coincidió en el comentario y dejo paso a Don Francisco, cuya distinción se le otorgó por la proyección que ha dado a la música, a través de su programa televisivo.

El conductor chileno lucía feliz y así lo proyecto en sus palabras.

"La música me ha acompañado por más de tres décadas y en ese tiempo he tenido la suerte de estar en el nacimiento de muchas carreras, de muchos talentos que se lanzaron en "Sábado Gigante", por ejemplo Prince Royce, pero también Enrique Iglesias, Shakira, Juanes, Don Omar", entonces este premio es para el programa, para toda la gente que ha contribuido al desarrollo de estos cantantes y tantos más que nos han visitado en el programa", dijo el conductor antes de dirigir su paso al salón donde Gabriel Abaroa, presidente del Grammy Latino; y Daniela Romo, quien conduciría la premiación, además de un centenar de invitados, ya esperaban la entrega del reconocimiento.