CRÓNICA | POR ERNESTO HUERTA

Emprenden viaje musical con La Oreja de Van Gogh

Recorren sus grandes éxitos

La agrupación española recibió el cobijo de su público mexicano que, lleno de energía, acompañó a la voz de Leire para entonar cada melodía.

La Oreja de Van Gogh
La Oreja de Van Gogh (Cortesía)

México

Enfundados en prendas negras, Xabi, Pablo, Álvaro y Haritz se apoderaron del Auditorio Nacional comandados por la potente y clara voz de Leire Martínez, que despertó la euforia de sus seguidores apenas sonaron las primeras notas del emblemático tema, "Rosas".

Como si se trataran de los cuatro puntos cardinales y la rosa de los vientos, los integrantes de La Oreja de Van Gogh, guiaron al público hacia un viaje musical que los hizo visitar canciones lejanas, como "Perdida" y "Vestido azul", y otras más próximas, como "La niña que llora en tus fiestas".

La travesía de emociones hizo de "El último vals" y "Cuando dices adiós" las primeras estaciones del recorrido. "Es un gusto regresar al Auditorio, y qué Auditorio", saludó Leire. "Les presentamos nuestro nuevo disco que, además, fue hecho en México", dijo emocionada la vocalista antes de interpretar "Mi calle es Nueva York".

"Con tantos viajes a México, algo se nos ha ido quedando de todos vosotros", Léire Martínez. 

Con un vestido corto que dejaba al descubierto sus esbeltas piernas, Leire recorrió el escenario para acercarse un poco más al público. "Con tantos viajes a México, algo se nos ha ido quedando de todos vosotros, porque la siguiente canción tiene un poquito de vosotros", afirmó antes de entonar "Una y otra vez".

Acompañados por su bajo y su guitarra, Álvaro y Pablo rodearon a Leire, mientras ella interpretaba "El tiempo a solas". Los azules ojos de la española se llenaron de emoción al anunciar que al recorrido se unía el primer invitado musical de la noche. Se trataba de Samo, que prestó su voz para el tema "Mi vida sin ti".

El viaje continuó por "París" y "Europa" y, antes de interpretar "Día Cero", Leire aprovechó para cambiar de atuendo: un ajustado pantalón negro y una blusa de igual color resaltaban el brillo en su mirada.

"Una de las intenciones de este disco es estar un poquito más cerca de todos vosotros", aseguró la intérprete mientras, acompañada de Pablo, se acercaba cada vez más al público. "Para tocar esta canción nos vamos a acercar un poquito. Habla de esas emociones y sensaciones que sientes cuando te entregan por primera vez a tu bebé".

La melodía de "Palabras para Paula" inundó el recinto mientras Pablo y Leire tomaban asiento en la escalera que unía al escenario con las butacas del Auditorio.

La energía regresó cuando Leonel García se unió a la travesía para visitar "La Playa". "Para que la noche fuera redonda nos habría encantado tener la hermosísima voz de Natalia en este tema", dijo Leire antes de interpretar "María". El público mostró su afecto al acompañar, con su voz, la canción "Deseos de cosas imposibles" y, con emotivas luces, el tema "Jueves".

El viaje estaba por concluir pero La Oreja de Van Gogh quiso dedicar antes "Pálida Luna" a todos sus clubes de fans mexicanos y, a modo de respuesta, una gran fiesta comenzó en el recinto que se llenó de globos multicolores lanzados en todas direcciones mientras Léire cantaba "solo tú me puedes enseñar a volar 'Cometas por el cielo'".

"No hay forma más bonita de terminar una media parte de la gira que aquí, en esta ciudad", Léire Martínez. 

Las últimas estaciones de la travesía, "Pop" y "20 de enero", sirvieron para que Haritz contagiara con su energía en la batería y para que Xabi compartiera su virtud en el teclado.

El viaje concluyó, no sin que antes Leire anunciara el regreso de la agrupación a México en mayo, y no sin recordarle al público que "Puedes contar conmigo".


-La vocalista estuvo al borde del llanto, tras interpretar Jueves.

-Jose Portilla acompañó al grupo en "La niña que llora en tus fiestas".

-Los españoles prometieron visitar Puebla, Querétaro y Morelia en próximos meses.