Katy llena de color el Palacio de los Deportes

En la primera de las dos fechas que tendrá en el Distrito Federal tuvo 19 mil 800 fans, quienes disfrutaron de su "Prismatic World Tour".
La cantante emocionó a sus seguidores con su canto, baile y frases.
La cantante emocionó a sus seguidores con su canto, baile y frases. (Luis Ortíz)

México

Katy Perry dio inicio a su concierto en el Palacio de los Deportes sorprendiendo a la audiencia al salir del interior de un prisma gigante y gritar “México”.

Acompañada por una decena de apaches, la cantante recorrió el escenario al tiempo que cantaba “Roar”, entre los ensordecedores gritos de los fans.

Presumiendo un atuendo plateado con luminiscencias interpretó “Part of me” envuelta en las escandalosas luces del escenario, para después, elevada por una plataforma, quedar a la vista de toda la audiencia que, a su petición, saltaba sin parar en “Wide Awake”.

En silencio y con la mano en la cintura, la cantante admiró la ovación de las 18 mil 800 personas que se encontraban en el Palacio, cifra según organizadores.

“¿Cómo estás?”, dijo después de unos segundos. “Escucha. Tengo algo muy especial preparado para ti. ¿Estás listo? Sé que esperaste un largo tiempo, puedo ver a algunos de ustedes maquillados y disfrazados. ¡Vamos!”, agregó, previo a “This moment”.

En la gran pantalla triangular del escenario se proyectó una galaxia que conformó el rostro de Katy, mismo que se convirtió después en una pirámide que marcó un nuevo bloque, pues vestida de egipcia apareció para cantar “Dark horse”.

Siguiendo una coreografía coordinada con su cuerpo de bailarines, Katy enloqueció a la audiencia que procuraba captar con sus celulares la asombrosa imagen que incluía un caballo mecánico en color dorado y luces a todos tonos.

Bailarines ejecutando actos en el aire y nuevas proyecciones de pirámides eran el ambiente que enmarcaba a la cantante en “E. T.”, antes de que decidiera también colgarse de un arnés para ser elevada por el espacio.

Dos hombres con guitarra eléctrica en mano preparaban a la audiencia para la nueva aparición de la californiana, que entre telarañas y acrobacias de sus bailarines, salió del fondo del escenario para cantar “I kissed a girl”, ahora vistiendo un payasito lila que, para fortuna de los hombres presentes, dejaba al descubierto sus muslos.

Los colores del escenario se extendían hasta la pista y las gradas, pues decenas de mujeres lucían llamativas pelucas, diademas parpadeantes y atuendos multicolor.

Los gatos con manchas cafés y grises en que se convirtieron los bailarines contrastaban con Perry, quien portando un traje de gato en color rosa, y deleitando con movimientos sexies, interpretó “Hot N Cold” e “International Vogue smile”, tema original de Madonna.

“No se preocupen, el show no ha terminado, solo cambié mi vestuario por uno más brillante... He visitado México varias veces antes, ¿quiénes de ustedes me vienen a ver por primera vez?”, preguntó Katy caminando cerca de la audiencia.

Tomándose un momento para convivir con el público más cercano, la cantante eligió un celular para grabar un saludo especial y tomarse una selfie, acción que emocionó a la dueña del dispositivo.

Al cierre de esta edición, la euforia vivida disminuía con el bloque acústico, donde Katy hizo llorar a más de uno con su interpretación de “By The grace of God” y “The One that got away”.

La cita

Becky G fue la telonera de Perry; acompañada de un cuerpo de bailarines y cantantes, la rapera de 17 años prendió a la audiencia con algunos de los temas que ha logrado colocar en el mercado, tales como “Play it again”, “Shower” y “Can’t get enought”.

La gira de Katy comenzó en Reino Unido en marzo y la ha llevado a diversas ciudades de Europa, Norteamérica y Oceanía; después de sus presentaciones en México, la cantante visitará Australia.