Kalimba adapta su música como se lo dicta la industria

El cantante adquiere una apariencia diferente en cada disco, acorde con sus temas, pero también con sus metas personales.
El intérprete busca tener un sello característico.
El intérprete busca tener un sello característico. (Luis Ortiz/Clasos)

México

Debido a que Kalimba no es fan del pop, género que interpreta cumpliendo las demandas de la industria, le es difícil reinventarse en cada disco, sin embargo, con la intención de no convertirse en un artista desechable y tener un sello característico, el cantante introduce a sus canciones  gustos personales como el género country.

“Estoy escuchando mucho country y te influencias mucho, ese es el Kalimba pop que a mí me gusta enseñar. No oigo a Lady Gaga, Bruno Mars y todos ellos, creo que lo que hacen es fantástico, pero yo no los oigo. Entonces, como artista pop que no oye pop tengo que aceptar que ese es mi limitante.

“Si a mí me preguntaran, yo sería cada vez más country. Pero no va a pasar, porque no vivo donde hay industria, ni de R&B ni de country, lo que yo crecí escuchando; por eso ‘Duele’, ‘Se te olvidó’, y otros temas, tienen ese feeling hacia el soul y blues, que para mí es mi manera de sacar eso campirano pegado al pop”, explicó el cantante que así se expresa en su nueva producción, Cena para desayunar.

El compromiso de empatar su apariencia con la música de su nuevo disco, ha llevado a Kalimba a creerse lo que expresa a través de su cuerpo y su voz. Esta vez moños y corbatines, boinas y pantalones de tirantes.

“La verdad es que no me visto así para ir a comer, pero me gusta entretener. Tampoco voy a hacer todo por entretener, hay géneros que no me gustan. No haré reggaeton, mi alma no va para allá.

“Un artista no solo se puede mostrar con las canciones que vienen en un álbum, también mantener respeto a como llegues vestido a las entrevistas, por ejemplo”, dijo el cantante.

“Empecé a hacer cosas en mi vida personal que me hicieron pensar diferente. Participo en varias fundaciones y en algún momento me encantaría tener una propia, siendo absolutamente honestos, por cómo trabaja el mundo en sí, un bato con 18 aretes, rastas y tatoos por todo el cuerpo, es más difícil de tomar en serio. No te hace mejor o peor persona, pero tienes que participar en la fundación de alguien que te tiene que convencer de que quiere cambiar algunas cosas del mundo”, dijo.

“Ese Kalimba existe los fines de semana, cuando hay show, pero el otro Kalimba quiere hacer cosas para las que necesita estar un poco más limpio en su aspecto. Probablemente a mí también ya me gustó”, explicó el cantante. 

Claves

Su disco

- El título del disco (Cena para desayunar) surgió cuando Kalimba viajaba entre la carretera de Toluca a Santa Fe, “pensé: ‘si tuviera una casa ahí mis amigos tendrían que quedarse’. Volé dentro de la misma idea y dije: ‘qué bonito es cuando quieres tanto algo o a alguien, que duren hasta el otro día’. Cada vez que me despierto la música sigue ahí, mi familia sigue ahí; mi hija y la guitarra.