Una gran noche del recuerdo

El Estadio Revolución de Torreón se vistió de gala, al recibir a Kabah y OV7, quienes se encargaron de dejar huella en centenares de fans laguneros que corearon todas sus canciones.
Ataviados de negro y cada cual fiel al estilo que tuvieron en aquellos no tan remotos años.
Ataviados de negro y cada cual fiel al estilo que tuvieron en aquellos no tan remotos años. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

Una auténtica noche del recuerdo vivieron centenares de laguneros que asistieron al concierto que los integrantes de Kabah y OV7 trajeron la noche de este sábado al Estadio Revolución de Torreón.

Las calles cercanas a este icónico espacio de la avenida Juárez, se vieron abarrotadas de vehículos estacionados de los fans que asistieron al reencuentro de dos grupos poperos que hicieron época.

En rueda de prensa previa a su aparición en el escenario, unos ya maduritos pero ganosos intérpretes, dijeron estar muy contentos de visitar la región en esta última presentación de su gira juntos.

Este "boom" de reencuentros, según dijo Ari Borovoy, integrante de OV7, podría seguir pues ya sólo faltan las chicas de Jeans, grupo del cual es mánager.

Destacaron que se llevan de maravilla entre todos y que ha sido una experiencia, en la que no esperaban el cálido recibimiento que han tenido en todos los lugares donde se han presentado.

Ataviados de negro y cada cual fiel al estilo que tuvieron en aquellos no tan remotos años, se mostraron cordiales y la buena vibra se podía sentir en el ambiente.

Desde luego, esa vibra se dejó sentir de lleno en escena, donde un público generoso los recibió con gritos y aplausos, al comienzo de una gran velada. Y aunque dos de ellas ya traen pancita de embarazo, eso no fue impedimento para seguir el ritmo.

El menú musical se conformó de los éxitos de las agrupaciones. "Un pie tras otro pie", cantado por ellas, algunas interpretadas sólo por los caballeros y claro, donde las voces se conjugaban al ritmo de los excelentes músicos que les acompañaban.

"Más que amor" fue otra canción que se dejó escuchar fuerte. La gente no dejaba de corear y algunos hasta se animaron a bailar.

Este "boom" de reencuentros, según dijo Ari Borovoy, integrante de OV7, podría seguir pues ya sólo faltan las chicas de Jeans, grupo del cual es el mánager, de volver a las andadas, aunque aún no se ha confirmado nada.

La música se escuchaba incluso a varias cuadras del estadio. Y todos aguantaron vara, como se dice, hasta que este espectacular concierto terminó, dejando un halo de añoranzas para los jóvenes de hace 20 años, los no tan jóvenes y las generaciones nuevas que disfrutan con ellos.