Julieta Venegas canta por la educación

La intérprete se unió a Fundación UNAM para ofrecer un recital cuyos invitados especiales fueron niños; lo recaudado será destinado a becas. 
Julieta Venegas se acompañó de niños en el escenario.
Julieta Venegas se acompañó de niños en el escenario. (Twitter)

México

Julieta Venegas armó una verdadera fiesta infantil en el Teatro Metropólitan, donde ofreció un concierto en el cual mostró sus mejores temas, con nuevos arreglos, que apostaron por encantar a los pequeños presentes en el inmueble del Centro Histórico y, sin duda, logró su cometido ya que fue ampliamente aplaudida, tanto por los menores, como por sus papás, que también se emocionaron.

Un total de 16 temas fueron los que dieron forma a esta celebración, la cual tenía un carácter altruista, ya que toda la taquilla fue donada para apoyar el programa "SuSede en el Centro, Arte y Cultura por la Educación", que donará becas a través de Fundación UNAM.

Durante la tarde, la tijuanense se hizo acompañar de varios invitados especiales, entre ellos El Niño Rapero, Manny Montes, con quien cantó "Eres para mí", y que causó furor por su encantadora actitud, que intentaba al mismo tiempo ser muy ruda, como la de los raperos mayores.

Otra de sus acompañantes fue Mariana Mallol, quien terminó de darle el toque de fiesta de pequeños, pues al cantar "Calypso" y "Algún día" varios chiquitines jugaron en el escenario con pelotas o armando círculos, corriendo, todo siempre con la supervisión de Julieta y su cercana amiga, quienes los tomaban de la mano e invitaban al mismo tiempo a los chicos en sus asientos a moverse con cada nota musical.

Venegas quiso aprovechar el momento para invitar a los infantes a que les pidieran a sus papás les compren instrumentos musicales, para desarrollar su gusto artístico, "es mejor empezar desde chiquito", enfatizó. Desde "Bien o mal", pasando por "Andar conmigo" y "Te vi", para finalizar con "El presente" y "Hoy", Julieta se hizo, sin lugar a dudas, de nuevos seguidores durante esta presentación que le permitió revivir su niña interior.