Que me piensen como Superman: El Puma

El cantante de 71 años señaló que se mantuvo durante siete años alejado de los escenarios ya que padece fibromatosis pulmonar, pues quiere que la gente lo piese "como Superman, o el Capitán América".
El venezolano publicó a principios de mes su libro "El Puma y yo".
El venezolano publicó a principios de mes su libro "El Puma y yo". (AP)

Miami

Lo que más ha disfrutado José Luis Rodríguez de su carrera es la posibilidad de ofrecerle alegría, cariño, esperanza y optimismo al público. En su mente no concibe la idea de que un artista comparta un dolor o un sufrimiento con sus fanáticos.

"El artista es artista y punto... Puede transmitir muchísimas cosas, menos sufrimientos, congojas, tristezas. No. Uno es un resorte propulsor que impulsa energía positiva, totalmente", aseguró Rodríguez, más conocido como "El Puma", en una reciente entrevista.

Esa es la razón que explica por qué durante siete años se mantuvo callado y sólo compartió con su entorno más íntimo la noticia que le había dado una médica de Miami: tiene fibromatosis pulmonar, una enfermedad incurable que disminuye la capacidad respiratoria.

"Por eso esa cosa de que no quiero que me vean enfermo, me estoy mejorando, cada día más. Cuando me piensen, que no me piensen enfermo, que me piensen como Superman, o como el Capitán América", reveló el cantante y actor venezolano de 71 años, quien tiene dificultades para respirar desde el año 2000.

La vida de "El Puma" cambió radicalmente en el 2007, cuando recibió el diagnóstico, pero casi nadie se dio cuenta. Dejó de ofrecer conciertos en ciudades altas como México, Bogotá o La Paz, y viaja en avión y hace ejercicio físico con un tubo de oxígeno.

"Me cambió la vida porque tuve que buscar otra forma de respirar, otra forma de cantar, buscar sin que la gente se diera cuenta de lo que me estaba pasando", reveló Rodríguez, quien vive repartido entre Miami y Los Ángeles cuando no está de gira.

De hablar pausado y firme, contó que varias veces sintió estar a un paso de la muerte, pero en abril pasado tuvo su crisis más severa mientras viajaba en avión de Los Ángeles a Miami. Sobrevivió y algunas semanas después, en mayo, recibió un tratamiento de células madre que lo ha hecho sentir "muchísimo mejor".

Fue entonces que resolvió compartir con su público el secreto de su enfermedad, en el libro "El Puma y yo", que lanzó a comienzos de septiembre.