Frágil de cuerpo y fuerte de corazón

A pesar de que cayó de su caballo, Joan Sebastian brindó un show inolvidable durante su despedida La última maroma en la Plaza de Toros.
El artista comentó que era momento de cambiar y dejar de realizar el show ecuestre.
El artista comentó que era momento de cambiar y dejar de realizar el show ecuestre. (Nacho Reyes)

Guadalajara

Así nos bajamos. Gracias Jalisco” fueron las palabras que externó Joan Sebastian cuando se levantó después de que uno de sus caballos lo tiró en el ruedo de la Plaza de Toros Nuevo Progreso.

Los más de 18 mil asistentes rindieron una sonora ovación cuando El Rey del Jaripeo mostró su fortaleza y siguió cantando “Tatuajes”. “Estamos tan flacos que cualquier aire nos tumba” afirmó el compositor al incorporarse poco a poco para seguir con el show La última maroma.

El artista comentó que era momento de cambiar y dejar de realizar el show ecuestre. “Guadalajara estoy maravillado de estar con ustedes esta noche, gracias por estar aquí, estamos cumpliendo con las indicaciones de la vida y nos indica que hay que dejar los cuacos a un lado, pero quiero que sepan que más allá de los kilos que traemos de menos, traigo el corazón grande” afirmó Joan.

El público mostró su admiración con gritos, porras y un gran aplauso.

 A pesar de la caída Joan continuó el show montado a caballo y cantando “Soy un idiota”, pero en “Estuve” decidió subir al escenario e interpretar el tema que grabó Alejandro Fernández sentado.

“Qué asoleado me traen estos caballos” expresó y pidió al público que se pusiera cómodo. También recordó a El Charro de Huentitán Vicente Fernández con el tema “Estos celos” y afirmó que había tenido la fortuna de ser el productor de uno de sus discos.

El compositor de 63 años dedicó el tema “Quién” a “todos los jóvenes de 60 para arriba como yo. Les recuerdo que la juventud empieza a los 11 y se termina a los 120”. Y mientras interpretaba el tema divertido dijo: “No se duerman viejitos”.

El cantautor originario de Guerrero bajó del escenario para montar otro caballo que bailó al ritmo de “Juliantla”. “Debido a la genética me trae batallando con el cáncer” y aseguró que era el más longevo con cáncer de hueso ya que tenía 15 años con la enfermedad.

Explicó que gracias a su genética componía canciones con el corazón y con dedicatoria especial para su pueblo. Joan Sebastian dejó su alma en el ruedo, platicó anécdotas entre las canciones, durante la hora y media de concierto, en el que entregó los mejores temas de su autoría.

Desde las 19:00 horas comenzó el Jaripeo en el que participaron valientes jinetes que montaron ejemplares del rancho de La Candelaria. Mientras que asistentes en las zonas de tendidos y general realizaban olas para matar el tiempo de espera.