Joan Sebastian se 'gana' a los leoneses

Anoche, el cantante Joan Sebastian interpretó sus más grandes éxitos en el Palenque de la Feria de León 2014.
Joan Sebastian se presentó anoche en el Palenque
Joan Sebastian se presentó anoche en el Palenque (Mauricio Contreras)

León, Gto.

Hace años un médico le soltó el diagnóstico: "Tienes cáncer". Le dijeron que, en el mejor de los casos, viviría siete u ocho años. Este 2014 se cumplen 15 de aquella sentencia de muerte. Y aunque ya acusa cierta agitación, Joan Sebastian celebró con los guanajuatenses que tiene vida y aliento para complacerlos en el ruedo.

Minutos después de las 11 de la noche, montado en una camioneta Lobo de doble cabina y escoltado por fornidos elementos de seguridad privada, el auténtico José Manuel Figueroa llegó a una de las Ferias más importantes del país para hacer lo que mejor sabe.

El canto del "Huracán del Sur" comenzó a las 11:41 con "Ojitos de golondrina, cachetitos de manzana, nunca dudes, nunca sufras que mi corazón te ama..." acompañado de 16 miembros de banda y 11 músicos.

" ¡Quiubo León!", saludó el de Juliantla. Luego tomó la guitarra para mostrar sus "Tatuajes", ese tema que está marcado en la piel de su gente. La primera invitación a la fiesta fue para su amigo Chente con "Celos". Enseguida interpretó "Estuve", que también ha grabado el "Potrillo" Fernández. La carrera de Joan ha estado acompañada por amigos y previo al concierto desveló que su compadre Marco Antonio Solis irá con él en la aventura de su siguiente disco a lanzarse en abril.

Para aclarar la garganta vinieron los primeros tragos de "Whisky-mezcal-aguarrás con una pastillita azul que no termina de disolverse". Con tal consumo, tomó ánimos para decir "Tú sabes quién" y recibir las primeras rosas. La dama del público le regaló un ramo y él devolvió el gesto besando una y devolviéndosela, ella no lo dejó ir hasta tener una fotografía abrazándolo.

Las notas de "Juliantla" aumentaron el candor y trajeron una confesión. Un amigo suyo, de 81 años de edad, se había casado hace unas horas con una amiga de 40 años. "No crean que es por el interés... es por el capital", bromeó y la audiencia también celebró su cariz cómico.

Los tributos a sus intérpretes fueron una constante. "Llorar", que cantó Lucero en los años 90 fue generosamente acompañada en los coros que se escucharon más allá del Centro de Espectáculos. Mientras que "Bandido de Amores" que en algún momento hizo suya Antonio Aguilar detonó el consumo de tequila.

Inesperadamente dos niños llegaron al escenario para regalarle flores, lo que evidentemente movió algunas fibras sensibles del artista. "Julián", un tema que no cantaba hace años fue el momento de la noche... "Cuando eras niño Julián, me pediste que escribiera una canción que dijera lo que yo siento por ti...". Hoy ese Julián está a punto de sacar su disco como solista y, probablemente hasta un dueto en el siguiente disco de su padre.

Entonces llegó el primer amague de partir, que fue el previo a "Sentimental", "Torera" y "Maracas" con Óscar Benavides haciendo la parte que en la grabación canta Alberto Vázquez. Desfilaron tres o cuatro complacencias antes del crepúsculo. ¿Cuál, cuál otra? Y "25 Rosas", fue aprobada por unanimidad. Esa fue la despedida de un público cómplice y confidente. El maestro Figueroa ha sabido cómo ganárselo.