“Indultan” al Divo de Juárez en la Nuevo Progreso

Conquista Juan Gabriel a los tapatíos con una eufórica presentación en la Plaza de Toros
Juan Gabriel se presentó en la Plaza de Toros nuevo Progreso
Juan Gabriel se presentó en la Plaza de Toros nuevo Progreso (Nacho Reyes )

Guadalajara

Primeros acordes y la gente se pone de pie, eran las 8:48 de la noche, una vuelta al ruedo en elegante traje en color negro, lanza una sonrisa a cada sector del público, le acompaña el mariachi, levanta el micrófono y le canta “Para qué me haces llorar”, su público grita, se levanta,  y “Así fue” como empezó la magia de Juan Gabriel en su regreso a Guadalajara ante una plaza de toros Nuevo Progreso llena.

El Divo de Juárez regresó al escenario que lo vio por primera vez tocar tierra tapatía en 1971, y 44 años después lo hizo de la mejor manera; cargado de energía, alegre, interactivo con la gente y con un evidente brillo en los ojos, “Juanga” mostró sus mejores pasos desde la segunda de sus interpretaciones ante la algarabía de cada uno de los que le acompañaron la noche de ayer.

El concierto por momentos pareció haber sido protagonizado por miles de personas que no dejaron de acompañar a su ídolo en cada una de sus canciones, incluso llegó el momento en que calló a sus músicos, él mismo guardó silencio, cerró los ojos y ahueco las manos y se las llevó a los oídos como si quisiera captar cada una de las voces que en ese momento coreaban “he venido a pedirte perdón”, de pronto abrió los ojos, sonrió y les dijo: “los espero en mi próxima grabación”.

Es cierto, su voz ya no es la de hace 20 años, pero para que llorar y para qué sufrir; si hay una artista que conecta con la gente a través del sentimiento ese es Juan Gabriel, y lo demostró en cada canción, en cada sonrisa y en cada una de las ocasiones en que se acercó a la gente, se dejó abrazar o se agachó para recoger las flores que le arrojaron, y es que ninguno de los presentes pudo presumirse insensible a la música y letra de Alberto Aguilera.

Además de talento, Juan Gabriel demostró su sencillez como artista y abrió un espacio en pleno concierto para que la jalisciense Bárbara Padilla tuviera la oportunidad de cantar para sus paisanos, primero un tema que el propio Juan Gabriel compuso para ella, después con uno de los éxitos que nació en 1973, “Ya lo sé que tú te vas”.

Con melancolía en su mirada el Divo retomó el micrófono y explicó que la siguiente en la lista era la primera canción que escribió, “así despacito, a mano”, dijo, y comenzó a cantar de nuevo “No tengo dinero”, aunque lo hizo como nunca lo había hecho, ya que contó con la interpretación de un mimo que siguió la letra con señas, y que hoy que regrese a la Plaza Universidad en el centro de la ciudad, tendrá algo que contarle a sus nietos, luego sorprendió cuando le acompañó el grupo colombiano “Zona Prieta” y puso  a todos a bailar

Con más de dos horas y media de concierto y la interpretación de más de 25 de sus canciones, ‘Juanga’ conquistó una vez más tierra tapatía, a cada uno de los asistentes Juan Gabriel lo hizo cantar, los hizo bailar, recordar, gritar, reír, aplaudir, les regaló una noche de aquellas que se guardan con especial afecto, no se robó el escenario porque siempre fue suyo, se lo apropió de tal manera como sus fans tapatíos se han apropiado de sus canciones, de su música, de uno de los más grandes compositores del país, se han apropiado de Juan Gabriel.