Il Divo derrocha pasión con ritmo latino

El cuarteto arrancó su nueva gira con una gran fiesta, en la que con su canto, baile y coqueteo, provocó suspiros, gritos y la euforia de sus fans; hoy estará en Guadalajara y después llevará su ...
La armonía es la constante en sus movimientos e interpretación.
La armonía es la constante en sus movimientos e interpretación. (Édgar Negrete)

México

El tema de Consuelito Velázquez “Bésame mucho” no solo marcó el exitoso inicio del concierto que ofreció Il Divo, como arranque de su nueva gira, sino también fue el detonante de la apasionada velada que protagonizó el cuarteto en la Arena Ciudad de México.

Apenas Carlos Marín, Urss Bühler, David Miller y Sebastien Izambard salieron al escenario, el público, que para entonces, ya ocupaba más de la mitad del foro, hizo amalgama con la sensibilidad que los cantantes proyectaban en “Si voy a perderte”.

“Hola México, buenas noches, bienvenidos a una noche de pasión, estamos felices de presentar nuestro nuevo disco, que sin duda es el más sensual”, expresó Carlos, quien con sus guiños y pícaras sonrisas a las mujeres que ocupaban las primeras filas, provocó espontáneos suspiros.

Sebastien, el intérprete francés, también se dirigió a sus invitados para destacar “este show es muy diferente. Vamos con un tema de César Portillo de la Luz”, antes de presentar “Contigo a la distancia” provocando los coros por toda la sala.

Con su versión a “Quién será”, los anfitriones empezaron el baile, en el que se acompañaron de un grupo de expertos bailarines, mientras los músicos que integraban a la orquesta, se sumaban a la escena que se reproducía por las pantallas de la sala y era captada por infinidad de celulares.

Ataviados con el sello Armani, en saco y pantalón negro y grises, contrastante con sus camisas blancas, los cantantes seguían con su derroche de pasión y aptitud vocal, ahora al ritmo de “ Historia de un amor”: “La canción que sigue se trata de un amor que ya no podrá ser”, expresó David, el estadunidense antes de que se escucharan los acordes.

Y aunque el concepto del espectáculo tiene su origen en Pasión y amor, su más reciente producción, en el show también ofrecieron algunos de los éxitos que son parte de su historia, como “No llores por mi Argentina”, algunas áreas y tangos.

En “A las mujeres que amé” y “Aleluya” mantuvieron el derroche de sensibilidad y talento musical, que en más de una década los ha colocado como uno de los cuartetos más exitosos del mundo.

Antes de ir al intermedio, Carlos se quedo en el escenario y lo hizo para homenajear : “a Frank Sinatra, la voz, la leyenda, el viejo de ojos verdes. ¡Va por tí¡ enfatizó al tiempo de que las notas de “New York, New York” se reprodujeran por la sala. Con “ A mi manera” completo el tributo al que se sumó la concurrencia, hombres , mujeres, jóvenes, maduros y viejos que, para entonces, ya compartían la pasión.

El humor fue otro ingrediente que aderezo la actuación del cuarteto, cada uno hizo su esfuerzo, con chistes, comentarios o compartiendo los piropos que dirían a una mujer para enamorarla: “Yo sigo siendo el soltero, porque el amor en el matrimonio pasa como la Coca Cola primero es natural, luego líght y luego cero”,

Para la segunda parte del show siguieron con un popurrí de sus áreas, las bromas, sus coqueteos y la ejecución de sus instrumentos el piano, el bandoneón y las guitarras.

“ Regresa a mí “ fue la seleccionada para despedir la velada, luego de poco maš de dos horas.

Sin embargo, el público no lo permitió y ante las ovaciones y el “otra otra”; los cantantes salieron luciendo un tercer atuendo. Ahora portaban elegantes sacos blancos y sonreían en reacción a las muestras de afecto.

Como a lo largo de la noche, el cuarteto volvió hacer armonía en su canto, con sus músicos, con las luces y con  toda su producción para despedirse definitivamente con “El himno a la alegría” y “Por ti volaré”.