Hace "estallar" Incubus el parque Takilhsukut

Los californianos dieron una muestra de la precisión de sus "shows", mientras que The Flaming Lips entregó sus temas más famosos.

Veracruz

Con un potente arsenal en visuales y sonido, Incubus cimbró Cumbre Tajín con un concierto en el que imperaron los rasgueos de guitarra y la voz de Brandon Boyd.  La banda californiana salió con unos minutos de retraso al escenario y con “I Wish You Were Here” inició con un show al que asistieron más de 10 mil personas.

El público pudo disfrutar de temas como “Anna Molly”, “Adolescents” y “Absolution Calling” desde las inmediaciones del parque temático Takilhsukut.

“Trust Fall” e “In The Company of Wolves” siguieron en un show redondo, en el que se comunicaron con sus seguidores a través de la música, pues el vocalista solo se limitaba a agradecer.

Similar al setlist de su presentación en SXSW, Incubus continuó con “Sick Sad Little World” y “Pardon Me”; sin embargo, para el final escogieron “I Want You (She’s So Heavy)” para cerrar su participación.

El show previo se vistió de psicodelia y rock, pues The Flaming Lips llevó su concepto a Cumbre Tajín, y lo acompañó con imágenes coloridas, botargas, inflables y globos que conquistaron la pupila de cada uno de los presentes.

Como el gran maestro de ceremonias que es, Wayne Coyne inició con “The Abandoned Hospital Ship”.

“Yoshimi Battles The Pink Robots”, al igual que “They Punctured My Yolk” fueron aclamadas en una fiesta psicodélica que encantó en el escenario.

Al final,  Coyne se metió a una esfera gigante, con lo que concluyeron el concierto.