El Grammy Latino, más que un premio

Gabriel Abaroa, presidente de la Academia Latina de la Grabación, asegura que la credibilidad que ha alcanzado la institución se refleja en la proyección de los premiados.
El encargado del galardón.
El encargado del galardón. (Archivo)

México

A unos días de haberse iniciado el proceso de votaciones para la XV entrega del Grammy Latino, Gabriel Abaroa; presidente de la Academia Latina de la Grabación, se muestra entusiasmado con la cita que le espera el 20 de noviembre en Las Vegas y asegura que su principal orgullo con el paso del tiempo “es haber alcanzado la credibilidad que tiene el reconocimiento”.

Aunque en un dejo de sinceridad específica que la mejor aportación de la Academia es “haber creado una plataforma que más allá de una entrega de premios, sirve para consolidar a escala regional y global a un artista”.

A través de línea telefónica, el experto musical se escucha presionado por las múltiples tareas que implican la premiación, desde la inscripción, las votaciones y la gran fiesta de entrega que este año cambiará de sede al hotel MGM.

Sin embargo, también se percibe mucha emoción y motivación en sus palabras, las cuales atribuye a una cuestión muy personal que comparte a ¡hey¡ con gran alegría.

“En los últimos años estuve un poco enfermo, más de lo que yo hubiera deseado porque tenía un problema de hepatitis C, que se me fue agravando y prácticamente hace dos años ni siquiera pude ir a los Latin Grammys. Lo que seguía era un trasplante de hígado y no un futuro muy prometedor al corto plazo. Pero salió una nueva medicina y me dijeron que si quería ser ratón de laboratorio y obviamente me ofrecí, y en tres meses la medicina me curó. En tres meses.

“Entonces, si hay un año en el que tengo que estar súper agradecido y súper motivado es éste”, enfatiza Abaroa.

Por tal razón, su intención porque más gente se involucre con su compromiso, de lograr una Academia cada vez más sólida para proyectar la música de los latinos a escala global, es mayor.

“Mira, después de 14 años, ya estamos en el momento en que cada vez hay mayor participación de artistas que entienden el proceso, que creen en esto y entienden que el chiste no es ganar, sino tener el voto de influencia, que a veces te puede beneficiar a tí, pero a veces puede beneficiar la carrera de un nuevo artista; pero siempre es mejor contar con más votos.

“Y cuando la gente que se involucra se da cuenta de la proyección que representan votaciones como las que ha habido o nominaciones donde aparece un Calle 13, una Bebé, una María Rita o un Jesse & Joy que los lleva más allá de la popularidad que pueden tener en sus países, pues estamos avanzando con la misión de que más allá del premio, se consolide la carrera de un artista a escala mundial”.

Aunque reconoce que su reto “se complica cada vez más porque la música tiende a tener a los mismos artistas, como se ve en las premiaciones Lo Nuestro, Billboard, Juventud, siempre son los mismos, entonces la pregunta es dónde están  los artistas que están emergiendo y a lo mejor tienen mucho que dar, pero no son tan conocidos a escala mundial. Y pues ese es nuestro gran reto, descubrir a esos artistas y darlos a conocer mundialmente”.  

La cita

Este año se efectuará la XV premiación en Las Vegas, Nevada, en un nuevo escenario, ya que la estatuilla se entregará en el hotel MGM.

Está por darse a conocer la figura musical que será reconocida en el hotel Mandalay Bay, como La Personalidad del Año, por su contribución a la música.

Willy Chirino, César Costa,  Los Lobos,  Carlos do Carmo, Dúo Dinámico, Valeria Lynch y Ney Matogrosso recibirán el Premio a la Excelencia.

André Midani y Juan Vicente Torrealba serán distinguidos con el Premio del Consejo Directivo.