Franco de Vita ofrece una noche nostálgica

El Coliseo Centenario de Torreón, fue el escenario donde recorrió sus 30 años de éxitos ante un público lagunero enloquecido y agradecido por música de amor así como esperanza.
Amor, esperanza y reflexión con Franco De Vita.
Amor, esperanza y reflexión con Franco De Vita. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

A las diez de la noche en punto Franco De Vita salió a escena ante su público lagunero en las instalaciones del Coliseo Centenario. 

Fue un viernes especial para los amantes de la música, donde pudieron verse personas maduritas que sin duda disfrutaron los éxitos del cantautor venezolano en la época de los 80 y 90. 

Acompañado por un grupo de profesionales músicos, De Vita enloqueció a los laguneros en su salida a escena, ataviado con un sencillo pantalón de mezclilla azul, camiseta negra, chaleco gris y zapatos cafés. 

Las luces se apagaron y en medio de los gritos de la gente, comenzaron a sonar acordes tropicales, con el apoyo visual de excelentes gráficas. 

Comenzó con "Cántame", a la par que la luz volvía al centro de espectáculos, tras la cual saludó al público al grito de "Buenas noches Torreón". 

El cierre con broche de oro antiguo, fueron "No basta", tema de reflexión para todas las generaciones y "Un buen perdedor", que dejaron a los laguneros satisfechos tras esta inolvidable velada.

En un recorrido musical nostálgico de casi 30 canciones, hizo vibrar a los corazones laguneros desde la médula de cada letra acompañada de los acordes de los instrumentos. 

Y para una región necesitada, Franco de Vita continuó con "Que no muera la esperanza", para de vuelta saludar y decir que era una felicidad estar con los laguneros esa noche. 

Sin embargo fue con la famosa "Tú de que vas", con la que todo el Coliseo comenzó a cantar. Los melómanos que llegaron desde temprano, no dudaron en acompañar al sudamericano en esta pieza que es icónica ya para los enamorados. 

El paseo al ayer no tan lejano continuó con "Cálido y frío", "Cuando tus ojos me miran". No podían faltar los éxitos que lo catapultaron a la fama, como "Louis", de 1988. 

Ya más recientes, también en el repertorio se incluyeron canciones como "Fuera de este mundo", de 1996. "Si la ves", "Somos tres", o "Te pienso sin querer", fueron parte del menú musical. 

Dedicada a su Venezuela, cantó "Al norte del sur". "Aunque sea poco" estuvo en las gargantas de los asistentes. Y una canción que todos esperaban hizo que el lugar se cimbrara: "Te amo", mientras las parejas se veían a los ojos emocionadas. 

La noche siguió con "Ya lo había vivido", "Si tú no estás", "Ay Dios", y "A medio vivir". Además, "Será", "Tengo", "Esta vez", "Contra vientos y mareas", "Sólo importas tú" y "No me lastimes", las últimas seis en un popurrí con Franco al piano. 

El cierre con broche de oro antiguo, fueron "No basta", tema de reflexión para todas las generaciones y "Un buen perdedor", que dejaron a los laguneros satisfechos tras esta inolvidable velada.