Fiesta blanca…¡sensacional!

Anoche el Bud Light Sensation, uno de los eventos más esperados por los regios, se llevó a cabo en la Arena Monterrey desatando una locura colectiva.

Monterrey

Una completa experiencia visual, musical y de producción fue lo que ofreció el espectáculo Bud Light Sensation que por primera vez llegó a Monterrey la noche de ayer.

Vestidos de blanco y con una disposición de fiesta fue como arribó a la Arena Monterrey público de diversos estados.

Muchos viajaron hasta La Sultana del Norte para vivir la experiencia que ofrece el espectáculo que ha recorrido las ciudades más importantes del Planeta.

Las puertas del lugar se abrieron desde las 20:00 y largas filas se formaron en los alrededores, mientras alguno que otro despistado tuvo que retirarse a buscar ropa blanca para ingresar al lugar.

En esta ocasión la Arena Monterrey tuvo una camaleónica transformación para convertir la pista en una gigantesca jungla blanca, con algunos elementos en lo alto del lugar, mientras que al centro se podía ver un gigantesco escenario giratorio con dos enormes pasarelas.

En punto de las 21:45, las pantallas comenzaron a proyectar la cuenta regresiva, de inmediato, la locura en los presentes se dejó sentir.

En punto de las 22:00, la fiesta comenzó de manera sorprendente, las dos pasarelas se convirtieron en fuentes de agua danzante, que a su vez dejaba escapar fuegos pirotécnicos.

Mr White fue el primer en tomar las tornamesas,  mientras que el público se dejó llevar por sus ‘beats’ en tan sólo unos instantes.

El DJ que se ha convertido en el estandarte del evento salió con su tradicional vestimenta blanca y pintado del rostro del mismo color, al tiempo que los asistentes saltaron de sus butacas y comenzaron a disfrutar del show, mientras el escenario rodaba para beneplácito de los eufóricos fanáticos.

Mr White deleitó a su público con un espectáculo de tan sólo una hora,  para dar paso a Bah gi Begovic.

Su inicio se convirtió en uno de los más sorprendentes, más de 11 mil brazaletes se obsequiaron en las diversas puertas de la Arena, que comenzaron a prenderse de manera simultánea al ritmo de la música, jugando parte fundamental de la ambientación.

El ánimo de los presentes nunca decayó,  por lo que la Arena se convirtió en un gigantesco antro con todos los jóvenes bailando al ritmo de los ‘beats’ de los diversos DJ.

La noche seguía su curso y el turno de los invitados a la fiesta de la marca cervecera también, por lo que la locura se volvió a apoderar de los sentidos cuando el dúo de productores Willem Van Hanegem y Wardt van der Harts mejor conocidos como W&W se apoderaron de las tornamesas mientras que el espectáculo visual seguía su curso.

Los DJ procedentes de los países bajos, demostraron porque están considerados en el ranking de  los mejores 20 del mundo.

Con una precisión milimétrica en tiempos, el espectáculo siguió su rumbo en punto de las 1:30 de la madrugada, en plena cúspide del evento el turno fue para Anton Zaslavski más conocido en este mundo como Zedd. 

El ruso ganador del Grammy con cuatro años de experiencia logró cautivar a los presentes.

El cierre se convirtió en espectacular con un show de bailarines en todo el lugar, fuentes danzantes y el paso a San de Van Doorn que salió al escenario a las 03:00 de la madrugada, dando por terminado el show una hora más tarde.