Rocío Banquells envuelve con su potente voz

La regia se presentó en la Plaza de Armas de Gómez Palacio como parte del Festival Revueltas, donde ofreció un concierto de música mexicana y una que otra balada.
El concierto de Rocío Banquells fue en la Plaza de Armas de Gómez Palacio.
El concierto de Rocío Banquells fue en la Plaza de Armas de Gómez Palacio. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

Versátil, la espectacular voz de la regiomontana Rocío Banquells, se hizo presente en la Plaza de Armas de Gómez Palacio, en el marco del Festival Revueltas.

Acompañada del Mariachi Continental, la Banquells abrió el escenario interpretando "Que bonita es mi tierra", canción que nos mueve el corazón a los mexicanos.

Orgullosa norteña, en varias ocasiones gritó "¡Qué viva el norte!", en medio de los vivas de los asistentes que disfrutaron una velada de lujo.

Temas como "Si nos dejan", "Libro abierto", "Cielo Rojo", "Fallaste Corazón", estuvieron también en el repertorio, excelsas en el registro de su voz de soprano que abarca dos octavas y media, casi llegando a registros de mezzo soprano.

Amable y cálida con el público, no dudaba en dar la mano a quien se acercara por el filo del escenario y no dejaba de sonreír entre canción y canción.

"Fallaste corazón", "Sombras nada más", "Fue un placer", "En mi viejo Sanjuán", "Entrega total", "Volver", "Échame a mi la culpa", "Paloma Negra", siguieron en su interpretación.

La también actriz realizó un homenaje a sus paisanos, los Tigres del Norte, al cantar "La Puerta Negra", para terminar, ya sin mariachi y con pista de por medio, con "Este hombre no se toca", donde recordó sus escenas de villana en las novelas, donde le quitan al hombre que es de ella.

Si bien este fue el cierre, el público no se levantaba de sus lugares y la Banquells, que vestía un conjunto negro con una blusa rosa mexicano y una trenza rubia y larga, se dispuso a cantar "Basta Ya", para entonces sí, despedirse de su público que cálido, le brindó el merecido aplauso.