Cierran el Festival Acapulco con lluvia de emociones

Lupita D'ALessio, Yuri y Juanes provocan el éxtasis de los acapulqueños durante la última jornada de la fiesta musical que concluyo al filo a las 2 de la mañana.

Acapulco

Lupita asegura que "Yuri es la mejor cantante" y Yuri considera que "Lupita es la mejor intérprete" y así lo demostraron en el exitoso show que ofrecieron como parte de la clausura del Festival Acapulco, en una velada en la que Juanes contribuyó con su sensibilidad que lo mismo reflejo en sus canciones que al ejecutar su guitarra.

El Jardín Sur del Centro Internacional de Convenciones de Acapulco con más de diez mil personas albergó las diversas emociones que provocaron los anfitriones. Fue testigo del derroche que ofrecieron Lupita y Yuri al mezclar sus voces y sus letras, como sucedió con "Te estás pasando..." y "Corazón corazón yo te pido amor..." al iniciar su actuación; y también registro la euforia que generaron en sus invitados, porque mujeres y hombres, jóvenes y adultos mayores las seguían con el mismo coraje que ellas imprimían a sus interpretaciones.

En dueto o solas, como cuando Lupita entono "Ni guerra ni paz", la reacción era elocuente, la identificación con el tema provocaba el éxtasis de la concurrencia; escena que se repitió en cada interpretación; pues lo mismo sucedió cuando Yuri salió a escena para ofrecer "La Maldita Primavera".

Arropadas de sus éxitos y de sus excelentes músicos, las cantantes se nutrían de las ovaciones y de los coros que se multiplicaban por la sala, como sucedió cuando Lupita volvió para interpretar "Acaríciame" y Yuri para hacer con propio con "Detrás de mi ventana".

En la calurosa velada, en la que ambas cambian continuamente su vestuario, Yuri hizo una confesión: "Créanme que no ha sido nada fácil cantar las canciones de Lupita, pero aquí le estamos dando", dijo y las notas de "Que ganas de no verte nunca más...", provocaron los gritos.

Lupita también se sincero antes de ofrecer "Hoy voy a cambiar". "Dios me ha puesto en el camino de la transformación... y ahí voy".

Con arreglos diferentes adaptados a la nueva interpretación que ofrecen en mancuerna, en la sala también se escuchó "Ya no regreso contigo", y la nueva versión también fue aprobada por los invitados.

Tras dos horas Lupita y Yuri se despidieron volviendo a compartir el escenario y a combinar su sensibilidad en la versión que hicieron de "Ese hombres que tu ves ahí" y "Es ella más que yo", en una escena donde la ovación y los coros se volvieron a multiplicar.

Pero la fiesta continuó con una lluvia de fuegos pirotécnicos que precedió a la actuación de Juanes, porque ambas heredaron el escenario al colombiano, quien mantuvo la altura de la velada y lo mismo llevo al público por el romanticismo que ofrece en "Una flor" y "Cada vez", que contagió de la energía que entrega al ejecutar su guitarra en temas como "A Dios le pido" y "Se fue la luz".

Suspiros, aplausos y hasta la audacia de una chica que subió al escenario para besar al anfitrión que vivió en el tiempo del cantante colombiano, quien compartió al público.

"La primera vez que vine a Acapulco fue en 1996 y entonces nunca imaginé que después de tantos años estaría aquí en el Festival Acapulco, gracias, gracias por venir y por aguantar ahí", dijo refiriéndose al público que de pie seguía sus letras y sus ritmos. Aunque para entonces gran parte de las personas mayores se habían retirado, no así los adolescentes y jóvenes seguidores del colombiano.

El reloj rebasaba la una de la madrugada, pero los fieles seguidores del cantautor mantenían su idolatría y aunque llevaban horas en el jardín aún proyectaban su ánimo como se sucedió cuando entonaron "Es por ti".

Aunque la más esperada de la última noche del festival fue "La camisa negra", Juanes no podía irse sin interpretarla, por lo que volvió al escenario después de haberse despedido y entonces la euforia se reprodujo en cuanto se escucharon los acordes del tema.