Festival callejero 212

Miles de personas se congregaron en la avenida Chapultepec para escuchar la diversidad sonora que ofrecieron bandas consagradas, proyectos independientes y nuevas propuestas musicales
Bajo estrictas medidas de seguridad y con protección de las jardineras se realizó ayer la décima edición de 212 Fest
Bajo estrictas medidas de seguridad y con protección de las jardineras se realizó ayer la décima edición de 212 Fest (Jorge Vázquez)

Guadalajara

Bajo estrictas medidas de seguridad y con protección de las jardineras se realizó ayer la décima edición de 212 Fest en el Camellón de Chapultepec desde avenida México a la avenida Niños Héroes.

El arranque fue a las cinco de la tarde, pero dos horas antes comenzó a llegar el público para  buscar el mejor punto de visibilidad y poder escuchar a su banda favorita en los tres escenarios ubicados a lo largo de la concurrida ruta.

Los asistentes de diferentes edades y géneros musicales  caminaron de un escenario al otro para escuchar la música de sus bandas favoritas como: Thermo, Communión, Disco Ruido, Liquits, Hello Seahorse!, Compass, Sussie 4, Liquits, Sonido Satanás, Disidente, Renee Mooi, Niño Arbol, Pordomingo,  Clemente Castillo, The Oaths , Silverio, Galgo, Ángeles Negros y Kinky, las cuales  fueron de las esperadas.

La diversidad sonora se manifestó en el concierto gratuito que estuvo custodiado por elementos de policía de Guadalajara, quienes supervisaron las pertenencias del público  para evitar algún contra tiempo con arma de fuego o punzocortante.

Algunos jóvenes asistentes lucieron extravagantes atuendos de acuerdo al grupo de música que admiran y el mismo lugar se congregaron darketos, punketos, roqueros, metaleros, reggetoneros y cumbieros.  

Gran sorpresa provocó la presencia de Clemente Castillo vocalista de la banda Jumbo, quien presentó por primera vez en la ciudad su proyecto solista Eureka, del cual se desprende como primer sencillo el tema “Fantasmas”.

Para mantener limpio el camellón de Chapultepec se colocó recolectores de basura y las jardineras se protegieron con una cinta amarilla con el fin de evitar que los miles de asistentes pisaran los arbustos.

Desesperación,  molestia y cansancio causó en algunas personas la tardanza por el cambio de instrumentos entre las bandas que subieron al escenario.

Durante la actuación de las bandas abundaron las fotografías selfies del público para registrar su presencia en redes sociales que formaron parte del 212 Fest