Explosiva noche

El DJ francés Cedric Gervais armó tremenda fiesta electrónica en el Auditorio Cumbres.
Cedric Gervais los conquistó con sus mezclas.
Cedric Gervais los conquistó con sus mezclas. (Adrián del Ángel/Auditorio Cumbres)

Monterrey

Una noche electrizante y llena energía fue la que entregó la madrugada de este domingo el DJ Cedric Gervais con una descarga de vibrantes ritmos.

El francés llegó por primera vez a Monterrey y fue el Auditorio Cumbres en donde presentó su Summertime Sadness Tour con el que hipnotizó a los regios.

Desde temprana hora un público impaciente ya aguardaba la llegada del también productor musical, pues querían contagiarse de la energía que más tarde desbordaría en el escenario.

DJ Gervais apareció ante sus seguidores en punto de las 00:05 y de inmediato provocó las fuertes ovaciones de unos regios que ya se encontraban adentrados en la fiesta electro.

“Hola Monterrey, esta es la primera vez que estamos acá, esto es una fiesta y quiero verlos a todos con las manos arriba”, dijo el DJ de 34 años para saludar a sus eufóricos fanáticos.

En su debut en tierras regias, Cedric sorprendió con una espectacular producción de luces, color y pirotecnia acordes con su show que ha venido presentando por diferentes partes del mundo.

Temas como “The look”, “Love me alone” y “Adore you”, este último que grabó recientemente con la joven cantante Miley Cyrus, inyectaron una dosis de adrenalina durante poco más de dos horas.

No fue sino con “Give it all” de Don Diablo y “Boneless” de Steve Aoki, en donde aprovechó para hacer disparos de pirotecnia, con los que desató la locura total en el recinto.

Pero no todo fue obra de Cedric, pues el público también hizo lo suyo al poner el ambiente en esta explosiva fiesta al ritmo de “Its never too late” de Omega Drive.

“Summertime Sadness”, “Speechless” y “Stay” fueron otros de los remix que retumbaron en las paredes del lugar, el cual se convirtió en un verdadero manicomio.

Casi dos horas y media después de que hizo su aparición, el nacido en Marsella se despidió entre las ovaciones y la adrenalina de los amantes del house progresivo.