Escuchan música para los dioses

Miles de fans de los videojuegos vivieron al máximo el concierto “Legend of Zelda: Symphony of the Goddesses”, anoche en la Arena Monterrey.

Monterrey

Como una noche hecha para dioses fue la que anoche vivieron miles de regios en la Arena Monterrey con la presentación en vivo de la Orquesta Sinfónica de la UANL en el concierto de Legend Of  Zelda: Symphony of the Goddesses.

Con más de 70 músicos en acción, el espectáculo resultó una delicia para los asistentes, quienes por primera vez tuvieron la oportunidad de disfrutar en la ciudad el show que plasma los temas de la legendaria saga de videojuegos.

La velada que arrancó al filo de las 18:20 con una obertura seguida de un interludio. Para después interpreter  temas como “Dungeons of hyrule”, “Kakariko Village-Hope and Calm” y “Songs of the Hero”.

Legend Of Zelda estuvo divido en dos actos y diez piezas sinfónicas que dirigió la directora conocida como Susi Benchasil.

El público que abarrotó el lugar, además disfrutó de piezas como “La sinfonía”, “Preludio-The creation of Hyrule”, “Movimiento I- ocarina of Time” y “Movimiento II- The Wind Waker”.

Los gorros de Link y los vestidos de la princesa Zelda, personajes principales del videojuego, predominaron entre los disfraces que utilizaron algunos de los asistentes.

Luego de 50 minutos, la orquesta realizó un intermedio por 20 minutos para después ofrecer su segundo acto, el cual estuvo conformado por canciones como “Great Fairy’s Fountain” y “Movimiento III- Twilight Princess”.

Esta vez los fans de los videojuegos vivieron un día distinto no estaban frente a una pantalla de televisión ni tuvieron el control de su juego.

Los “gamers” apreciaron la música sinfónica en completo silencio, aunque al concluir algunos de los temas cimbraron el recinto entre aplausos y gritos.

Durante el concierto además se entonaron algunos arreglos orquestales de otros juegos como The Legend Of Zelda; Links Awakening y The Legend of Zelda; Majora’s Mask.

Luego de dos horas, la orquesta dejó escuchar a los asistentes el sonido de los dioses con una fuerza que dejó impactado al público, que apreció en una pantalla gigante al centro del escenario la proyección del videojuego, que desde la época de los 80 se ha convertido en una de las preferidas de los aficionados a los videojuegos.

“Movimiento IV-A Link to the pass” puso final a la velada.