Eros entregó una noche romántica

El cantante italiano regresó a la ciudad en el marco de su gira "Perfecto"
Eros Ramazzoti hizo escala en su gira por el país para visitar la perla tapatía la noche del sábado
Eros Ramazzoti hizo escala en su gira por el país para visitar la perla tapatía la noche del sábado (Especial)

Guadalajara

Eros Ramazzoti hizo escala en su gira por el país para visitar la perla tapatía la noche del sábado. La audiencia fue predominante femenina quienes suspiraron, aventaron piropos y chiflidos al cantante italiano en algunas de las pausas. El Auditorio Telmex no se llenó en esta ocasión, el escenario constaba de una enorme pantalla de alta definición que ilustró cada tema con visuales alusivos, así como del propio concierto, cuyas imágenes agradecieron aquellos con los asientos más retirados. "La sombra del gigante" fue el tema abridor a las 21:30 horas cuando Ramazzoti apareció en el escenario vestido con un pantalón y playera negros.

"Il tempo no sente ragione" fue el segundo tema en ser interpretado, esta vez en su idioma original aunque las letras pasaban por la pantalla para cantar al unísono. "Perfecto" continuó y en la letra adaptó algunas palabras para agregar "Guadalajara", lo cual fue celebrado con gritos y aplausos, además la interpretación destacó por los fragmentos del sax. "Muchas gracias como va, ¿todo bien?" dijo agradeciendo para dar paso a "Estrella gemela" en donde además el italiano realizó un solo de guitarra.

El piano comenzó a sonar anunciando "Girando" y era Ramazzoti quien estaba tocando, lo que provocó una grata sorpresa en los asistentes, enseguida con "Flor nacida ayer" había alguien más en el piano pero el ambiente romántico continuaba. "Piu’ Che Puoi" y la esperada "Si bastasen un par de canciones" en donde por momentos el coro de los asistente opacaba al cantante, además de acompañarlo con las palmas al aire, "Padrísimo" comentó por la grata respuesta que tuvo.

"Terra Promessa" subió un poco el ritmo y enseguida fue el turno de la sesión acústica, con solo un piano acompañando temas como "Tra Vent’Anni", "Una historia importante" y "Ahora tú", que fue coreada en gran parte únicamente por la audiencia mientras Eros dirigía hacia ellos el micrófono. Y además de agradecer al público en cada canción también hubo oportunidad para el buen humor, en un momento buscaba algo entre el piano al frente del escenario y al agacharse y mostrar accidentalmente su ropa interior hubo chiflidos de inmediato y propuestas de matrimonio entre las asistentes.

En otro momento se acercó hacia aquellos que estaban en las primeras filas quienes le compartieron un sorbo de sus bebidas, una de ellas era tequila, "¿con hielos? el tequila se toma puro" bromeó, y otra mano más se alzó, "¿es vodka?", preguntó antes de una sonora risa que contagió a los asistentes. "Donde hay música" subió el ritmo, por primera vez en toda la noche la gente se levantó de sus asientos para bailar al ritmo, incluso varios caballeros se unieron y compartieron sus pasos con sus acompañantes.

Eros realizó un solo de batería que poco después se convirtió en una competencia ante su percusionista y demostró otra de sus facetas. Las luces acompañaron al unísono en un frenesí que al terminar provocó gustosos gritos vitoreando al cantante. "Una emoción para siempre" y "Un attimo di pace" continuaron la velada antes de una de las canciones más esperadas, la exitosa "Cosas de la vida". Y fue "Musica É" aquella que finalizó la primera parte del concierto.

Después del encore presentó a la banda que recibió los merecidos aplausos, con canciones como "Fuego en el fuego" y "La cosa más bella" terminó la noche tras de dos horas de concierto.

MC