Epicentro reunió a miles de bailadores tapatíos

Celso Piña fue el artista más esperado de la noche en la clausura del festival que se llevó a cabo ayer en Avenida Chapultepec
Celso Piña fue el artista más esperado de la noche
Celso Piña fue el artista más esperado de la noche (Gabriela Muñoz)

Guadalajara

El día de ayer se llevó a cabo la clausura de Epicentro, festival de Innovación, con un concierto masivo que congregó a miles de personas en Avenida Chapultepec, en las proximidades de la Glorieta Monumento a los Niños Héroes. 

La cita se fijó para las 18:00 h., hora en la que Little Jesus, quienes fueron los encargados de abrir los conciertos de los Rolling Stones en México, tomarían el escenario, seguidos por CLUBZ. Sin embargo, no fue hasta alrededor de las 21:00 h. que más personas acudieron al llamado musical. 

Con media hora de retraso en los horarios previstos y con las presentadoras Fernanda Dudette y Ophelia Pastrana, personalidades del mundo de Twitter, fracasando en mantener al público entretenido, salió la banda Rebel Cats.

 Oriundos de la Ciudad de México y con un estilo rockabilly, los Rebel Cats lograron mover los esqueletos de los presentes con un show enérgico que incluyó malabares con los instrumentos, un cover de “El payaso del rodeo” que desencadenó en un slam masivo y grandes copetes que encantaron al público, entre los cuales se pudo localizar a varias chicas pin up y chicos vestidos al estilo de los años 50. 

La tuvo difícil entonces Gepe, el cantante y multiinstrumentalista chileno, cuya música fusión latinoamericana no recibió la más cálida recepción de los presentes, los rockeros que todavía se limpiaban el sudor y polvo del slam y los impacientes por ver al rey de la cumbia moderna, Celso Piña. 

Así, con menos gloria que pena, Gepe salió del escenario poco después de las 11:30 ante gritos de “¡Celso, Celso!” y la participación de las maestras de ceremonia para dar por concluido el festival oficialmente y hacer un despliegue de fuegos artificiales. En medio de las luces y los estruendos, se dio bienvenida a la Ronda Bogotá, la banda de Celso Piña, quien se encargó de obtener la mayor parte de ruido energía por parte del público antes de recibir al rebelde del acordeón. Celso Piña salió con una gran sonrisa y buen humor, bromeó, ante los gritos enloquecidos de los presentes, con quitarse la camiseta, e inició el concierto/fiesta cumbianchera. 

El concierto tendría un comienzo lento, ya que empezó por presentar a los integrantes de su banda, no obstante, el público bailó ante cada presentación y solo musical, con la mejor disposición de pasarla bien.

“Qué gente tan ambientosa hay en Guadalajara, yo creía que escuchaban puro mariachi”, compartió Celso, haciendo evidente el gusto que le provocó la atención del público tapatío, compuesto en su mayoría por jóvenes, pero también salpicado por una gran diversidad que incluía a personas mayores y niños pequeños en los hombros de sus papás. 

Después de estas presentaciones, Celso entró de lleno en la cumbia, con la canción “Macondo”, dedicada a Gabriel García Márquez, que no sólo fue bailada sino coreada por la multitud.

Otros puntos fuertes del concierto fueron “Cumbia sobre el río”, con la que no permaneció nadie inmóvil, “Aunque no sea conmigo”, en la cual cedió la voz al público para que cantara el coro, y “La ramita de Ciriguaya”, sólo partes de una fiesta que continuó hasta después de la 1 de la mañana.

MC