Enrique Iglesias protagoniza amorosa velada

El cantante presentó su tour "Sex and love" en el Auditorio Nacional, ante 10 mil personas que disfrutaron de temas como “Perdedor” y “Loco”, y en todo momento le mostraron su admiración.
Emocionado por el éxito de la noche.
Emocionado por el éxito de la noche. (Édgar Negrete)

México

La larga espera había acumulado las energías de la audiencia y a las 21:35 horas que apareció en el escenario del Auditorio Nacional, Enrique Iglesias desató la guerra de poder entre los gritos de las fans y el estruendo de “Tonight” y “I like how it feels”, temas con que inauguró la velada.

“México, ¿preparados?”, preguntó el español, y por respuesta obtuvo un grito aún más retador que fue opacado por los acordes de “No me digas que no”.

Un rápido cambio a set acústico y las palmas del público y una guitarra fueron protagonistas en “Bailamos”, tema hizo éxito en 1999.

“Mil disculpas por la demora. De parte de Juan Magán (abridor) y nosotros un millón de gracias por estar aquí esta noche. Esta próxima canción la escribí hace 10 años; nunca me imagine que la iba a cantar con uno de mis ídolos: Marco Antonio Solís”, dijo Iglesias previo a “Perdedor”.

El outfit del español estuvo compuesto por una playera roja, jeans negros, gorra gris y una venda oscura en la mano izquierda para ocultar los estragos de las heridas que sufrió a causa de un drone hace algunas semanas durante su show en Tijuana.

Enrique iba de extremo a extremo del escenario saludando a las fanáticas que se arremolinaban en las orillas para conseguir rozar sus dedos y tomarle una foto; un hombre de seguridad le cubría la espalda y él movió la mano en señal de que todo estaba bajo control y podía retirarse.

“Esta noche estoy un poco nervioso. Esto va por México, ¡salud!”, dijo Iglesias, acto seguido bebió de golpe un caballito de tequila que pareció darle valor en la interpretación de “Cuando me enamoro”.

Después de hacer una encuesta y darse cuenta que la mayoría de su asistencia eran mujeres el cantante sonrío con orgullo y cuando quiso explicar algo sus palabras tropezaron.

“Yo soy malo con palabras, pero cuando escribo una canción y la canto es como me puedo comunicar con mi novia”, se justificó Iglesias para después hacer pasar a una de sus coristas al escenario, quien lo acompaño en la interpretación de “Loco”.

“Tired of being sorry” y “Escape” continuaron en el repertorio, parecía haber recibido toda la energía del espacio, pues elevaba las manos al cielo y pedía a la audiencia que hiciera lo mismo.

De pronto todo se tornó oscuro y una larga introducción instrumental mantuvo en expectativa a la audiencia hasta que las luces se encendieron y Enrique apareció a mitad del Auditorio y sobre una plataforma que sobresalía de entre la multitud interpretó “Héroe”.

Decenas de celulares obedecieron a la orden de “iluminar con vuestros móviles” en boca de Iglesias, quien ofreció un ambiente más íntimo, pues permitió que las fans le dijeran cosas al oído y hasta tomó algunos teléfonos para tomarse fotos con sus seguidoras.

En un salto hasta 1995 llegó “Experiencia religiosa”, tema que completó el set de baladas del español. “Aquí empezó, México”, recordó el cantante, que con una sonrisa lograba estremecer a sus emocionadas invitadas.

Al cierre de esta edición “El perdón”, “Bailando” y “I like it” estaban a la espera de clausurar el espectáculo.  

Magán calienta a la audiencia

Previo a la salida de Enrique Iglesias su compatriota Juan Magán se encargó de prender a la audiencia a ritmo de temas como “Verano azul”, “Bailando por ahí” y “Un momento”.

A las 20:35, el español se colocó en el centro del escenario para manejar su tornamesa a complacencia del público, que poco a poco iba abarrotando el recinto. “Me gustaría poner una canción que hice con una amiga mía. Ella vive aquí y se llama Belinda, le pusimos ‘Si no te quisiera’”, dijo.