Eleva Katy Perry su fama al cielo

En tan solo 12 minutos la cantante captó la atención de las millones de personas que siguieron el Super Bowl

México

Con una explosión de color, parafernalia y ritmo, Katy Perry acaparó y conquistó la mirada de millones de espectadores durante el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl XLIX, que se celebró anoche.

El show multimedia, montado en tan solo segundos, sirvió para que la cantante californiana apareciera en el escenario, acompañada por decenas de bailarines con atuendos plateados que invadieron la mayor parte del terreno de juego. 

Su peinado perfecto, combinado con un vestido cubierto en llamas  ficticias (diseñado por Jeremy Scott), deslumbraron a partir de su primera interpretación, “Roar”, en la que apareció montada en un león metálico.

Visiblemente emocionada, la estrella pop continuó con el vaivén de emociones al entonar “Dark Horse” y momentos después “I Kissed a Girl”, acompañada de Lenny Kravitz, quien la apoyó en los coros.

La estridente guitarra del rockero, enfundado en su clásica chaqueta negra, no dejaba de sonar en sus últimos acordes cuando, inmediatamente después, Perry sorprendía con un cambio de vestuario multicolor.

Rodeada de tiburones, pelotas de playa y palmeras, “Teenage Dream” sonó en el recinto que gracias a la tecnología convirtió el piso del emparrillado en una extensa playa momentánea.

“California Gurls”, clásico de Katy, fue la predilecta para seguir con su concierto, que no dejaba dar ni un respiro por la cantidad de coreografías y bailes que se hacían en todo momento.

Para la recta final, el invitado sorpresa por fin llegó: resultó ser la rapera Missy Elliott cantando a dueto con el intérprete el éxito “Get Ur Freak On”, además de “Work It” y “Lose Control”.

Su look, digno de cualquier estrella hip hop, con un jersey enorme fue parte de los atractivos de Perry, quien parecía no estar cansada, a pesar del intenso y vertiginoso concierto que efectuó. 

Entre gritos y suspiros, Katy dejó lo mejor para el final, pues con otro atuendo y subida en una estrella fugaz, voló por los cielos por varios minutos al cantar su éxito “Firework”, que además tuvo fuegos artificiales.

El espectáculo de medio tiempo del Super Bowl duró aproximadamente 12 minutos y fue vista por más de 100 millones de personas tan solo en su transmisión dentro de los Estados Unidos.

Paul McCartney, Steven Tyler, Adriana Lima, Chris Evans, Mark Wahlberg y John Travolta fueron algunos de los famosos que asistieron al partido que se celebró en el estadio de la Universidad de Phoenix, Arizona.

El preámbulo musical

Previo al partido, el cantante John Legend interpretó “America the Beautiful”, recibiendo la ovación de los presentes.

Idina Menzel entonó el himno de los Estados Unidos, sin mayores complicaciones y sin desafinar.