Alrededor de 3,000 bailaron al ritmo de los beats de Disclosure

Pusieron de cabeza el Cavaret.

Guadalajara

El talento no tiene edad. Los jóvenes hermanos Lawrence (19 y 22 años) llegaron al escenario del Teatro Estudio Cavaret para su primera presentación en el país y pusieron de cabeza el foro. Alrededor de tres mil personas llenaron el recinto y bailaron al ritmo que dictaron sus consolas y sintetizadores la noche de este jueves.

El primer disco de estudio de Disclosure (Settle) llegó al mercado apenas en junio del año pasado. Ocho meses después los británicos visitaron por primera ocasión México como parte de su gira mundial, en el marco del festejo por el segundo aniversario de la agencia Mousiké.

Desde las ocho y media de la noche la terraza del Cavaret ya se encontraba llena a pesar de ser día laboral, en el interior del foro ya se encontraba Ezekiel calentando el ambiente. Para las 10:00 pm la sala ya se encontraba a reventar.

F for You fue la elegida para iniciar con el baile en punto de las 22:17 horas. Guy y Howard salieron a un sencillo escenario adornado con cinco pantallas con forma de rombo que alternaban llamativos visuales. Tornamesas, computadoras, sintetizadores, teclados, percusiones (electrónicas y acústicas) y un bajo fueron las herramientas con que se rodearon los ingleses. Ambos, sin más acompañantes, se encargaron de acompañar las bases programadas que dieron pie a los movimientos de baile.

“We are Disclosure from the UK, this is our first ever show in México”, saludó Guy después de interpretar When a Fire Starts to Burn y Boiling, en una de los pocos diálogos que tuvieron con el público.

Tenderly, Flow, You & Me, Stimulation, Grab Her, White Noise y Voices continuaron el repertorio. Para ese momento la sala de conciertos estaba completamente entregada al dúo, coreando cada estrofa y moviendo el cuerpo con cada beat.

Tocaron prácticamente todos los temas incluidos en Settle (a excepción de January y Second Chance). Cuando llevaban poco más de una hora en el escenario los hermanos Lawrence hicieron una pausa y pidieron a la gente que los acompañara en las voces en la canción que escribieron e interpretaron al lado de London Grammar, Help Me Lose My Mind, a lo cual la audiencia respondió con euforia. Momentos después, anunciaron el final del show con los primeros sonidos de Latch. Inmediatamente abandonaron el abandonaron el lugar, dejando a la gente con ganas de más.