CRÓNICA | POR EDUARDO GUTIÉRREZ SEGURA

Lovatics mexicanos muestran su amor por Demi

En el concierto que la estadunidense ofreció en el país, en el marco del 'The Neon Lights Tour', enamoró a sus fans, más aún cuando ondeó una bandera nacional.

México

Desde su primera aparición en televisión a inicios de la década, en el programa 'Barney y sus amigos', hasta su despunte actoral, en 2008, de la mano de la casa Disney y los Jonas Brothers en la cinta 'Camp Rock', Demi Lovato ha conseguido ganarse el aprecio, pero sobre todo la admiración de sus Lovatics.

En México la artista goza de un séquito de fans a los que no les importa esperar más de una hora para verla hacer lo que ha expresado es su pasión: cantar, ya que, aunque los boletos marcaban las 20:30 horas como arranque del concierto, en el marco del 'The Neon Lights Tour', Demi apareció a las 21:38 horas.

"Estoy muy feliz de estar aquí. Los amo chicos, estoy muy emocionada de ver a tantos de ustedes esta noche, los extrañaba": Demi Lovato.


"Bienvenidos", dijo en español para desatar la euforia con "Heart Attack". Ante la respuesta, Lovato volvió a hablar en nuestro idioma para expresar: "Hola, ¡qué gusto verlos esta noche!", para seguir inmediatamente con las canciones "Remember December" y "Fire Starter", que fueron ovacionadas sin control.

En "Really Don't Care" sus miles de fans, como muestra de apoyo, mostraron hojas en las que estaba impresa la conocida aquí en el país como Britney señal, que Lovato utiliza para expresar su desinterés ante los comentarios de terceros.

La respuesta de Demi a sus Lovatics fue un sonoro: "¡Hola México!, muchas gracias. Estoy muy feliz de estar aquí. Los amo chicos, estoy muy emocionada de ver a tantos de ustedes esta noche, los extrañaba", comentó, entre español e inglés, y pidió a todos juntos alzar la voz con "Catch Me" y "Here We Go Again", en un ambiente que se tornó más romántico.



"Made in the U.S.A." regresó los bailes eufóricos y en "Nightingale", las hojas de papel ahora tenían forma de ruiseñor. Minutos después, la joven de 21 años quiso reflexionar un momento acerca de las etapas difíciles que ha vivido, e invitar a los presentes a que "si tienen que decir algo, utilicen toda su fuerza.

"Con mi voz quiero, además de cantar, hablarles de estas cosas. Adónde haya una mamá, un padre, un adolescente, sin importar adónde estén, deben saber que son 100 por ciento merecedores de la vida y pueden hacer lo que quieran", señaló Demi antes de cantar "Warrior".

Luego, dos pequeños, de seis y nueve años, fueron elegidos por Lovato para subir al escenario. Uno de ellos le entregó una hoja en la que le dedicó su amor eterno, lo que conmovió a la estrella y como agradecimiento los dejó cantar a su lado la favorita mundialmente "Let it Go", de la cinta Frozen, ganadora al Oscar.



"Nunca me voy a olvidar de ustedes", les dijo Demi para dar paso a "Don't Forget", en la que presentó a sus cuatro músicos y dos coristas. "Got Dynamite", "Unbroken" y "Neon Lights" hicieron que toda la Arena Ciudad de México saltara de gusto; este último corte hizo la veces de encoré, a las 22:45 horas.

Ante la insistencia de sus jóvenes seguidores que no paraban de gritar "¡Demi!" y de golpear con sus pies el suelo, la artista decidió regresar, pero primero presentó un video del momento en el que, tras superar sus adicciones, retomó su carrera, lo que le ha valido el reconocimiento y amor de sus Lovatics. Luego de emotivo preámbulo, la estralla y su entregado público entonaron juntos "Skyscraper".

"Give Your Heart a Break" fue la última canción que regaló a sus fans y, para recordar por siempre el momento, tomó su celular y les pidió "¡canten!", mientras ella grababa un video. El momento clímax llegó cuando orgullosa ondeó una bandera mexicana, previo a desaparecer a las 22:55 horas, con un sentido "¡Gracias!", acompañado de una reverencia.

Fiesta

Las encargadas de encender los ánimos fueron las Rosso Sisters, quienes agradecieron a Lovato la oportunidad de ser sus teloneras.

Previo al arranque del recital se hizo énfasis en que los fans no lanzaran objetos al escenario "aunque sean obsequios", indicó el vocero del inmueble.

Para calmar la desesperación por la larga espera para ver a la estrella, en las bocinas del inmueble de Azcapotzalco sonaron canciones de One Direction y Bruno Mars, entre otros.