Presidente de Spotify lamenta salida de Swift

Daniel Ek afirmó que cofundó Spotify a fin de proteger a artistas de la piratería; "haremos todo lo posible para colaborar con la industria a fin de intensificar la transparencia", señaló. 

Helsinki, Suecia

El presidente ejecutivo de Spotify lamentó el martes que Taylor Swift haya decidido sacar su música del servicio y negó acusaciones de que esa empresa está ganando dinero "sobre las espaldas de artistas".

En un blog, Daniel Ek defendió a su empresa, afirmando que la había cofundado a fin de proteger a artistas de la piratería, y que había pagado más de 2 mil millones de dólares a empresas discográficas y productoras desde 2008.

En el blog titulado "2 mil millones de dólares y sigue subiendo", Ek dijo que la piratería no le paga nada a los artistas, que Spotify paga a grandes artistas como Swift sumas que "van en camino a exceder los 6 mil millones de dólares al año".

Los artistas denuncian que los servicios de "streaming" —transmisión de música por internet_, o de uso colectivo de archivos musicales han mermado la venta de discos y que los montos que Spotify paga a empresas disqueras y productoras, de los que una parte llegan a los músicos, son muy pequeños.

Swift sacó su música de Spotify la semana pasada, lo que implica que sus canciones, que estaban entre las más solicitadas, ya no se pueden conseguir en el servicio, que cuenta con unos 50 millones de usuarios.

"La música es arte y el arte es algo importante y singular", escribió Swift en el Wall Street Journal semanas atrás. "Las cosas importantes y singulares son valiosas, y para lo valioso hay que pagar".

Spotify sostiene que casi el 70 por ciento de sus ingresos regresan a los autores de las obras en forma de regalías, y que mientras más gente pague por los servicios de Spotify, más dinero irá a los artistas. El servicio premium de Spotify, sin comerciales, cuesta unos 9.99 dólares al mes. Unos 12.5 millones de sus 50 millones de usuarios son suscriptores del servicio premium, dice la empresa, mientras el resto recibe el servicio gratis, aunque incluye anuncios publicitarios.

Ek, de nacionalidad sueca, admitió sin embargo que es un grave problema si "el dinero no le está llegando a la comunidad creativa de manera oportuna y transparente".

"Haremos todo lo posible para colaborar con la industria a fin de intensificar la transparencia, mejorar la velocidad de los pagos y darle a los artistas la oportunidad de promoverse y relacionarse con sus fans", escribió Ek.