Dan Los Ángeles Azules su gran amor en el Zócalo

La agrupación de Iztapalapa congregó a más de 100 mil personas y se acompañó de una orquesta sinfónica, además de otros invitados.
La cantante María José acompañó a la agrupación.
La cantante María José acompañó a la agrupación. (Alfonso Manzano)

México

El sabor de la cumbia en su máximo esplendor, aderezado con baile, amor y una pizca de buen humor se esparcieron en la plancha del Zócalo anoche, cuando Los Ángeles Azules, de Iztapalapa para el mundo, conquistaron el corazón de alrededor de 100 mil personas que asistieron al concierto gratuito organizado por el Gobierno del Distrito Federal.

Con trajes dorados, cabello relamido y los instrumentos perfectamente afinados, la agrupación ofreció un espectáculo fiestero y lleno de color que comenzó sin retrasos (19:00 horas en punto) y con un potente sonido que llegaba a las calles aledañas del primer cuadro de la ciudad.

“Entrega de amor”, primer tema para la celebración del 14 de febrero, abrió la pista para que familias, parejas y amigos presumieran sus mejores pasos y coreografías desde el primer segundo de la presentación que duró alrededor de dos horas.

Los brazos y besos entre los enamorados, así como las risas y gritos por parte “de las chaparritas” fueron la constante durante el show que siguió con “Cumbia pa’ gozar” y “Mi único amor”.

“¡Esas manos arriba!”, dijo Elías Mejía Avante, fundador y orquestador del grupo que no paraba de moverse al son de cada tema que se ejecutó.

“Una pregunta: ¿están contentos? Que aplauda la gente que está contenta y sobre todo soltera... Los casados no vinieron ¿verdad? Se perdieron la fiesta”, agregó el hermano mayor de los Avante para después tocar “La cumbia del acordeón”.

La música continuó con “La cumbia picosa” y “La cumbia del infinito”, mientras adultos mayores, niños y bebés en brazos atestiguaban el concierto donde estuvieron 15 músicos irradiando felicidad al estar sobre el escenario que se montó a los pies de la Catedral y que tuvo tres pantallas de apoyo.

“A la cumbiamba”, canción consecuente, sirvió para que el grupo escogiera a varias mujeres que se subieron al escenario para un duelo de baile.

“La que gane se va a llevar al chaparrito de Los Ángeles Azules”, dijo Elías, mientras siete señoras de diferentes edades y pesos (y una niña) escalaban el entarimado.

“Toma que toma”, con su singular rapidez en la lírica funcionó para que se escogiera a la ganadora que recibió los aplausos del respetable y “La cumbia de la tostadita” sirvió para que se terminara la primera parte del concierto.

Para el segundo bloque, Los Ángeles Azules fueron acompañados por la orquesta sinfónica conformada por más de 20 músicos y la cantante María José, enfundada en un elegante vestido negro, fue la primera invitada para cantar “El listón de tu pelo”.

Con coro incluido, a cientos se les puso la piel chinita cuando “Juventud” y “Cómo te voy a olvidar” fueron interpretadas en conjunto.

Entre celulares arriba para grabar el momento y globos de helio en forma de corazón, “20 rosas”, “Solo llamé para decirte te amo” y una nueva versión de “Entrega de amor” se escucharon en el lugar. Jay de la Cueva cerraba con “17 años”.

El ambiente

Desde la tarde la gente comenzó a llegar al lugar; no obstante, hasta a mediados del concierto se llenó la plancha del Zócalo.

Los regalos del Día del Amor y la Amistad se podían ver con facilidad entre el público asistente que no perdió la oportunidad.

Los bailes fueron más recurrentes en la parte trasera y laterales, pues hasta adelante, por la aglomeración, la gente no se podían mover.