Natalia Lafourcade une amor y melancolía en el Diana

Ante un abarrotado auditorio, la veracruzana presentó su quinto disco Hasta la raíz, además de la música nueva la artista complació a los presentes con temas de sus anteriores producciones
Natalia Lafourcade.
Natalia Lafourcade presentó Hasta la raíz en el teatro Diana (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El teatro Diana al tope recibió a Natalia Lafourcade quien presentó su quinto disco Hasta la raíz, donde además de la música nueva de la artista hubo una propuesta de matrimonio entre dos caballeros, justo a un día de la trascendental decisión sobre el tema en la Suprema Corte de Estados Unidos.

Pese al tono melancólico de este álbum la noche se encendió con el resto del repertorio de la veracruzana que se diera a conocer con el tema "En el 2000".

Comenzó su presentación en solitario y con guitarra en mano para interpretar "Para que sufrir" a las 20:17 horas. Nueve músicos la acompañaron en el escenario donde sonaron más de 20 canciones.

Fue al sonar los dos sencillos de este álbum donde por poco la voz de los cientos de asistentes eclipsaba la interpretación de Lafourcade. El tema que da nombre al disco despertó las emociones de los asistentes, dio pie a que aparecieran por primera ocasión los visuales proyectados tras Lafourcade y sus músicos.

Tras interpretar "Vámonos Negrito", segundo tema de la noche, saludó al público. "Tengo el corazón aquí, aquí tengo mucha emoción", comentó tras el tercer tema.

Aunque Hasta la raíz no tiene más de cinco meses de su salida, el público acompañó con sus voces gran parte de las 12 canciones que sonaron en orden indistinto al de la placa.

Antes de que sonara "Palomas blancas", la cantautora compartió que esta composición surgió tras una plática con su madre sobre la naturaleza, tiempo en el que escuchaba constantemente a Chavela Vargas.

Poco antes de cumplirse una hora de música, Natalia Lafourcade comenzó con los temas de sus anteriores álbumes, sonó "La fugitiva" de Agustín Lara.

Como preámbulo a “Amor de mis amores”, invitó al escenario a Marco Pérez quien le pidió matrimonio a su pareja Jacobo, propuesta que sellaron con un beso, el aplauso y gritos de los presentes.

Tras este momento romántico, la presentación tomó mayor ritmo que los hasta ahora discretos pasos de Lafourcade sobre el escenario. Luego de tocar "Amarte duele", "Casa", "Un pato" y "En el 2000" fue al sonar "Mi lugar favorito" donde no sólo improvisó una coreografía, sino que también puso a cantar al público.

Abandonó el escenario tras interpretar "Ella es bonita" donde invitó al público a subirse al escenario, para luego continuar con "Estoy lista". Lafourcade dedicó "No más llorar" a México e invitó al público a realizar "revoluciones personales".

Salió por segunda ocasión del escenario y a su vuelta dijo que se daría tiempo a cumplir caprichos, luego interpretó "Cucurrucucú Paloma" inspirada en la versión de Caetano Veloso

Hasta el cierre de esta edición, sonaron también los temas "Tonada de luna llena" de Simón Díaz y "Mujer divina".