Clausura Kinky Festival Arcadia

La celebración que tuvo lugar en Mérida recibió también a bandas como Motel, María Daniela y su Sonido Láser y Technicolor Fabrics.
El grupo regiomontano apareció poco antes de la medianoche.
El grupo regiomontano apareció poco antes de la medianoche. (Édgar Negrete)

Mérida, enviada

El sol en su máximo esplendor dio la bienvenida a la primera actividad de la travesía Arcadia en Mérida, donde aproximadamente 4 mil jóvenes disfrutaron de una jornada musical y de mucha cerveza durante la fiesta que llegó a su fin con Kinky.

 La Hacienda San Diego Tixcacal fue adaptada para la ocasión. A los costados del escenario abundaba el multicolor en cada puesto y estación de descanso, pues colchones en el pasto y algunas bancas estuvieron a disposición de quienes preferían admirar a su artista favorito sin gastar energía.

La fiesta comenzó desde las 16 horas, Salón Acapulco y Clubz fueron las primeras bandas que ocuparon el escenario mientras la gente seguía llegando al lugar.

Cayó la noche y Technicolor Fabrics estaba por llegar al final de su set musical, para ese momento era evidente que el sudor y el cansancio habían hecho de las suyas con el público, que buscaba dónde descansar sus pies y un poco de alimento para recuperar energía.

Había oscurecido y eran las luces del escenario las que iluminaban el lugar cuando María Daniela y su Sonido Láser apareció para deleitar a la audiencia con su peculiar estilo electrónico.

 “Yo nací cristiana, crecí rebelde y después descubrí que era una ‘Pecadora normal’”, dijo la cantante, y sus bits dieron forma a la canción del mismo nombre.

Su repertorio continuó con “Mentiras”, cóver a Daniela Romo, “No te aguanto más” y “Carita de ángel”, tributo a Rigo Tovar.

Las letras de María Daniela y su manera de cantar parecían incoherentes para algunas personas que la escuchaban por primera vez, pero para quienes la conocen desde hace más de 10 años gozaron de volver a escuchar éxitos como “Pobre estúpida”.

Durante una hora la banda consiguió que la audiencia se olvidara del cansancio y diera rienda suelta a sus caderas sin ritmo definido. Incluso cuando terminó su tiempo sobre la tarima los gritos la hicieron volver e interpretar dos canciones más.

La clausura de la fiesta estuvo a cargo de Kinky a las 23:30 horas. Después de una jornada cansada la música de los jóvenes regios consiguió inyectar una nueva dosis de adrenalina a la audiencia.

Pronto los lugares de descanso habían sido abandonados y cientos de cuerpos se arremolinaban a los extremos del escenario con sus vasos de cerveza.

Después de calentar el escenario, Gil, el vocalista, advirtió: “Damas y caballeros, es hora de ponerle fuego a la noche”, y enseguida el público rompió en éxtasis a ritmo de “Hasta quemarnos”.

 Sus fusiones musicales llevaron al público a improvisar sus mejores pasos a ritmo de cumbia, electro, rock e Indie.  Durante poco más de una hora la banda ofreció un viaje por su carrera con temas como “Adónde van los muertos”, “Después del after”, “Coqueta”, entre otros.

  “Noche mágica aquí en Mérida, gracias por acompañarnos”, finalizó Gil.

Ritmos electrónicos

El recorrido de la travesía Arcadia continuará en Puerto Morelos, Tuxtla Gutiérrez y finalizará de regreso en Mérida.

La apuesta delos patrocinadores es hacer de Arcadia un festival representativo de la libertad en el sureste del país. Incluso hay posibilidades de que el año próximo visiten Veracruz.