Ya soy una mujer completa, feliz y en paz conmigo misma: Carla Morrison

La intérprete promociona 'Amor supremo', su nuevo disco, a la vez que se prepara para su presentación, como única mexicana, en el Festival de música Coachella.

México

Dos premios Grammy Latino, shows agotados en el Teatro Metropólitan, certificación de Platino por altas ventas, así como la invitación para presentarse en el Festival de música Coachella no impiden que Carla Morrison siga componiendo a partir de la tristeza y no de la alegría.

"Claro que he tenido muchas satisfacciones y bendiciones en mi vida", celebra Morrison. "Pero a todos nos gusta enfocarnos en algo que nos haga crecer. Al compartir una historia negativa de mi vida puedo hacer que muchos otros no se sientan solos y digan 'Ok, yo también paso por eso, yo también sentí exactamente igual, qué bien se siente saber que no estoy solo'.

Más que haber encontrado en el dolor la fórmula para componer, la cantante de 29 años lo ve como un modo explorar "el lado negativo de mi vida, de área de oportunidad o de lugares donde yo siento que necesito trabajar o expresar".

Más que componer a partir de la tristeza, para mí cantar es hacerlo sobre cosas que normalmente no platico. Para mí son como confesiones, secretos.


Si bien las composiciones de Morrison no han dejado de hablar del duelo por rupturas sentimentales, la intérprete asegura que Amor supremo, su nuevo disco, es uno "mucho más maduro. Aunque todavía canto sobre heridas amorosas, ya llega un punto en el que estoy hablando de que las cosas en el amor no funcionan todo el tiempo".

Para llegar a ese punto de equilibrio la compositora se tomó tres años antes de lanzar su nuevo material, tiempo que valió la pena, pues Billboard lo nombró uno de los 10 mejores álbumes latinos de 2015.

"Era un disco que yo quería trabajar un poquito más, explorar mi persona y mi música, y decir quién soy yo ahora", comentó la cantante, quien después de enfrentar críticas no solo por su música sino también por su aspecto físico, se define a sí misma en el presente como "una Carla mucho más segura, mucho más tranquila, más clara.

"Ya soy una mujer más completa, feliz y en paz conmigo misma", asegura la intérprete, quien considera que el momento por el que atraviesa en su vida personal se materializó en Amor supremo, "un disco atmosférico, profundo y, podría decir, poético".

Cuando vivía en Arizona y era secretaria no tenía dinero para ir a Coachella. Entonces participar y tocar ahí...me hace estar superemocionada, superfeliz. 


Con su nuevo álbum bajo el brazo, la agenda de Morrison tiene marcados días importantes, entre ellos su presentación en el Vive Latino y en el festival de Indio California, Coachella, una fecha que la tiene muy emocionada. "Cuando vivía en Arizona y era secretaria no tenía dinero para ir. Entonces participar y tocar ahí...me hace estar súper emocionada, súper feliz".

Aunque gracias al disco Carla tendrá meses llenos de movimiento laboral, no quiere descuidar el ámbito personal y dice que ahora, después del éxito alcanzado, tiene "muchas ganas de aprender de todo tipo de cosas, desde musicalmente, hasta como mujer: mis derechos, mis valores, mis principios, mis intereses, como cocinar, maquillarme, la gastronomía, distintas cosas que no había tenido tiempo de descubrir de mí misma".

Sobre el amor, tema que inspira las canciones con las que ha conquistado al público, Carla añade: "ya lo empiezo a abordar de otra manera. Claro, el amor es de las cosas más importantes y dolorosas de la vida, pero ya no consume la mayoría de mis pensamientos todo el tiempo, ya lo abordo de una manera mucho más pacífica".

FECHAS

  • Con su tour Amor supremo, Carla Morrison visitará Chiapas, Morelia, Oaxaca y Guadalajara en febrero.
  • En marzo llegará a Puebla.
  • Los viernes 15 y 22 de abril ese presentará en Coachella.
  • El 24 de abril llevará su música al Vive Latino.