Bowie da batalla a nuevas generaciones

El legendario músico resurgió ayer en la ceremonia de los Brit Awards al recibir un premio, mientras que los Arctic Monkeys obtuvieron dos.

Londres

El álbum AM, de la banda británica Arctic Monkeys, fue distinguido ayer como el Mejor Disco Británico de 2013, en una gala en la que el ilustre David Bowie ganó un Brit 18 años después de recibir uno honorífico.

La formación liderada por Alex Turner, que repitió los éxitos cosechados en las ediciones de 2007 y 2008, fue también la primera que subió al escenario para interpretar su tema “R U Mine?” en la ceremonia celebrada en el estadio londinense O2.

Al recoger el Brit al Mejor Grupo, Turner bromeó diciendo que ellos mismos se habían “apostado quince libras” a que serían los One Direction los ganadores en esa categoría.

Bowie, por su parte, fue distinguido con el galardón al Mejor Solista después de reaparecer con su disco TheNext Day tras 10 años de silencio. Con el premio de ayer, Bowie, de 67 años, se convierte en el artista de más edad en recibir un Brit.

Hace 18 años Bowie había recibido un galardón honorífico al conjunto de su carrera. En la edición de este año optaba a dos premios pero perdió el segundo —y más preciado—, el de Mejor Álbum del Año.

Bowie le sacaba 40 años a cualquiera de sus competidores en la categoría de Mejor Solista: Jake Bugg, James Blake, John Newman y Tom Odell.

Su premio lo recibió la modelo inglesa Kate Moss. “Bowie es demasiado bueno” para estar en la gala, dijo Noel Gallagher, el guitarrista del desaparecido grupo Oasis, burlándose de la ausencia del artista.

La maniquí, de 40 años, subió al escenario ataviada con uno de los trajes vintage que el propio Bowie vistió en 1972 durante la era de Ziggy Stardust, el extraterrestre bisexual andrógino y uno de sus míticos personajes.

Bowie, mediante un mensaje leído por Moss, hizo el único alegato político de la gala al pedir a Escocia que se quede en  Reino Unido, siete meses antes del referendo de independencia de la provincia británica.

“Por favor, Escocia, quédate con nosotros”, dijo Bowie en su mensaje. Escocia celebrará el 18 de setiembre un referendo para decidir si se independiza de Reino Unido tras 300 años de unión.

Arctic Monkeys recibió además el premio al Mejor Grupo Británico del Año.

Los franceses Daft Punk lograron el galardón al Mejor Grupo Internacional por su disco Random AccessMemories, un homenaje a la música disco y funky del siglo pasado que ha vendido más de un millón de copias en todo el mundo.

Otro triunfador fue el cantante de origen puertorriqueño Bruno Mars, merecedor del premio al Mejor Artista Internacional Masculino.

El cuarteto londinense Bastille, cuyo álbum Bad Blood fue el más descargado de 2013, se llevó el Brit a Artista Revelación, una de sus cuatro nominaciones, y los músicos recogieron su premio asegurando que era algo “totalmente inesperado”.

Como ya se conocía, el premio de la crítica fue para Sam Smith mientras que la popular formación One Direction recogió el premio al Éxito global y al de Mejor Video del Año.

Harry Styles, tuvo que justificarse al llegar tarde al escenario a recoger el primero de esos Brit junto el resto de integrantes por encontrarse en los lavabos que “están a años luz”.

La mejor canción fue “Waiting All Night”, de Rudimental y Ella Eyre. Ellie Goulding se llevó el premio a la Mejor Solista Británica y la joven neozelandesa Lorde, 17 años, el de la Mejor Solista Internacional.   

Claves

Suena bien

- Los premios anuales de la industria musical británica fueron entregados en una gala en el pabellón O2 de Londres.

- Los Brit Awards se entregan desde 1977, año en que los Beatles fueron los grandes triunfadores con su álbum Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Band Club.

- Actuaron Beyoncé y Kate Perry, entre otros. El músico estadunidense Prince y el jugador del Barcelona Cesc Fàbregas fueron algunos de los encargados de entregar los premios.

- Un año más, el actor británico James Corden fue el maestro de ceremonias de una gala aderezada con los ingredientes propios del pop.