Los Backstreet Boys detienen el tiempo en el Auditorio Nacional

La "boyband" volvió a México para demostrar a sus seguidoras que conservan el ímpetu del baile, pero ahora con una experiencia y madurez que comparten con su público.

México

Como si el tiempo no hubiera pasado, como aquella primera vez que los Backstreet Boys se encontraron con su público mexicano en el Foro Sol hace más de 10 años, así fluyó la energía para permitir un viaje de recuerdos sobre el escenario del Auditorio Nacional, que se convirtió en la mejor de las fiestas para 10 mil fans y cinco hombres que aún conservan sus cualidades para el baile.

Desde el minuto uno de su primer concierto en su visita a México, Kevin, Nick, A.J., Brian y Howie pisaron el escenario con la potencia de sus coreografías y pusieron a bailar a cada una de sus seguidoras al ritmo de “The Call”, “Don’t Want You Back” e “Incomplete”, las primeras canciones de un recital de más de 20 temas que la boyband hizo populares desde sus inicios.

“Ciudad de México, tú eres mi corazón, te amo. Los Backstreet Boys están absolutamente enamorados de México y estamos felices de volver. Esta noche tendremos un gran show y espero que estén preparadas. Regla número uno: se tienen que poner locas; dos: pueden gritar a la hora que quieran, y cuando despierten mañana dirán que el concierto estuvo genial y volverán a gritar como esta noche”, dijo Nick.

Entrados en su tercera y cuarta década de vida, cada uno de los integrantes se posicionó al frente del escenario para deleite de sus seguidoras, que sin dudar los recibieron con intensos gritos y uno que otro piropo, para hacerles saber que se encuentran en un gran momento de vida: el de la madurez, que también define a su público.

Después de cantar “Permanent Stain” y “All I Have To Give” los Backs salieron del escenario para realizar su primer cambio de vestuario; así, dejaron el traje ceñido tras bambalinas para dar paso a los atuendos juveniles, aquellos compuestos por jeans, playeras y gorras, para interpretar “As Long As You Love Me”, uno de los temas más coreados de la noche.

“Hemos estado alrededor del mundo en un hermoso viaje y no podemos esperar para volver”, dijo Kevin justo antes de cantar “Show Me What You’re Made Of” y “Show Me The Meaning”, dos temas que de a poco fueron llevando al público a un estado de euforia, más aún cuando sus seguidoras se dividieron para comprobar que determinada sección del auditorio gritaba más que otra.

Lo que marcó la diferencia entre sus primeros conciertos y el que tuvo lugar ayer por la noche fue la forma de iluminar los recintos, pues Brian pidió que cada uno de los presentes encendiera su iPohone, Samsung o BlackBerry, cualquier teléfono que tuvieran en la mano para acompañar la interpretación de “Breathe” y “I’ll Never Break Your Heart”, en su versión en inglés y español.

La intensidad de “We’ve Got It Going On” dio paso al momento de las versiones acústicas, que incluyó el ya clásico “I Want It That Way”. El baile volvió al escenario con “The One”, “Love Somebody” y “Shape Of My Heart”.

Sin duda, el momento de mayor entrega y euforia fue cuando la boyband ofreció a su público los temas “Everybody” y “Larger Than Life”, con los cuales cerraron el primero de cuatro conciertos en la Ciudad de México. Las coreografías más elaboradas se hicieron presentes al ritmo de ambos temas para despedirse de sus seguidoras, que los acompañan desde hace 22 años.