Armando Manzanero es profeta en su tierra

Fernando de la Mora, Aleks Syntek, Sergio Esquivel y María Medina participaron en el reconocimiento al compositor, a quien manifestaron su admiración y calificaron como su gurú.
El músico subió al escenario y compartió su sensibilidad.
El músico subió al escenario y compartió su sensibilidad. (Édgar Negrete)

Mérida

Anoche la ópera de Fernando de la Mora, los acordes de la Orquesta típica Yucalpetén, la trova de Sergio Esquivel y la voz de María Medina rindieron homenaje a Armando Manzanero; sin embargo, el momento cumbre llegó cuando el propio compositor llenó el escenario con sus baladas.

 El teatro Armando Manzanero de esta ciudad se impregnó de romanticismo cuando, en agradecimiento al homenaje que recibía, el yucateco se sentó al piano y compartió parte de lo que ha sido su carrera a lo largo de más de medio siglo.

 “Muchas gracias. Es inmensamente grande para el corazón de un individuo tener una muestra de amor y afecto de toda una nación, pero en especial de mi pueblo.

¿Por qué digo de mi pueblo y mi gente? Tengo 80 años, o sea que Dios me ha dado más de lo que pude imaginar, porque yo soy un señor que existe gracias a este lugar.

 “Imagínense que cuando yo era un chavito de ocho años estudiaba en una de las escuelas más importantes de música en Yucatán, la de Bellas Artes”, relató el compositor para dar pie a anécdotas de su infancia en una línea de tiempo que llegó al momento de su debut con: “Eres tú”, que se escuchó entre aplausos.

 Le siguió “Llorando estoy”, su primera composición en el Distrito Federal en 1957, cuando se alejó de su tierra natal para probar suerte en la ciudad.

 “Voy a apagar la luz”, “Adoro”, y “Contigo aprendí” fueron algunos de los temas que también se escucharon en voz del autor.

 “Me tocó producir a un chavo que quería cantar canciones románticas, no digo su nombre porque parece que aquí cae un poco gordo, pero la canción sí la voy a cantar porque qué culpa tengo yo de las cosas que él hace”, dijo Manzanero previo a interpretar “No sé tú”.

 Después de complacer con más de 15 de los temas que ha hecho éxito, Armando dio paso a Fernando de la Mora, quien portando un traje elegante en combinación blanco y negro cantó su ópera a la audiencia, comenzando con “Las golondrinas yucatecas”.

  El momento de compartir música llegó cuando Manzanero volvió al piano para acompañar a De la Mora en “Como yo te amé” y “Estás aquí”; al calor de la noche el tenor llamó a Juan Pablo Manzanero al escenario y la audiencia pudo escuchar a tres voces “Contigo aprendí”.

Como una sorpresa y a modo de un homenaje más personal, Aleks Syntek le pidió prestado el piano para cantarle “Sexo, pudor y lágrimas”, canción con la que culminó la noche.

“Has sido un gurú para mí en todos los sentidos. Ojalá Dios me dé la oportunidad de seguir intentado tus pasos, quiero dedicarte esta canción que canté cuando fuimos juntos a Tokio; sin tu enseñanza no hubiera logrado algo como esto”, le dijo.

Previo a dichas apariciones la velada comenzó con María Medina, quien acompañada de la Orquesta típica Yucalpetén interpretó algunas canciones, entre ellas “Despierta, Paloma”.

 “Un honor, como desde el primer día, tener la oportunidad de cantar aquí en mi tierra linda y en esta noche tan especial cerca del más enorme de sus compositores, nuestro querido Armando Manzanero”, dijo Medina.