Alejandro Fernández realiza show en Palenque de Fiestas de Octubre

El Potrillo ofreció más de 30 canciones y terminó con un popurrí de éxitos de su padre, Vicente Fernández.
El concierto inició a la 1:05 de la madrugada
El concierto inició a la 1:05 de la madrugada (Sandra Rivera)

Guadalajara

En el primero de los tres show en el palenque de las Fiestas de Octubre, Alejandro Fernández agradeció las muestras de cariño y preocupación de sus fanáticos ante su estado de salud después del accidente automovilístico.

 “Gracias por todo el apoyo que me dieron por sus oraciones, bendiciones y por todo lo que hicieron”, afirmó El Potrillo en charla con los medios antes de salir al escenario a cantar ante más de seis mil personas.

“Cuando no tengo nada que decir para qué salgo en las cámaras, si me van a preguntar lo mismo que ya saben”.

En esta ocasión deseó aclarar que se encuentra bien, ya dejó el bastón y espera que este fin de semana lo den de alta.

“Los doctores me tenían en total reposo a pesar de que estaba haciendo los conciertos, no me quedé en el hospital porque los exámenes que me hicieron todo salió perfecto no salió ni siquiera la costilla rota y conforme los días fueron pasando, me fueron tomando más exámenes porque traía mucho dolor y vieron que tenía contusión junto al pulmón, una costilla rota y dos ligamentos de la espina dorsal de la espalda baja”.

Explicó que la camioneta le cayó encima de la pierna por lo que pensó que se había roto la rodilla, pero el problema lo tenía en la costilla y los doctores estaban preocupados de que no se le fuera a complicar debido al golpe tan fuerte.

“Lo único que hacían era dejarme ir a cantar y conforme iban pasando los días e iba evolucionando súper bien y me dejaron ir a los conciertos. Pero era de ir cantar  y regresarme a mi casa a estar en reposo, en mi casa tenía una cama de hospital”.

Después de realizar los estudios, los especialistas concluyeron que se fracturó tres vértebras.

Reveló que su padre Vicente Fernández lo visitó y estuvo al pendiente todos los días.

 “Cuando pasó el accidente cuando vi la camioneta como quedó y cuando me dejaron salir, dije para qué preocupo a mi mamá, papá y a mis hijos. Pero nunca pensé que se iban a dar cuenta que la camioneta era de nosotros, afortunadamente tanto el chofer como yo salimos ilesos, no nos pasó nada, a mi como les dije lo que me salvó la vida para que lo tomen en cuenta todos de verdad pónganse el cinturón de seguridad, a mí lo que me salvó la vida fue eso, pero irónicamente fue lo que me fracturó la costilla, pero gracias a Dios estoy acá.

La verdad nunca quisimos mentir, mis hijos y mis papás estaban peor que ustedes, ellos si fueron a darme de patadas y a estirarme los pelos de las orejas porque no sabían nada, y como los doctores me dijeron, bueno queremos que estés en reposo total me quitaron hasta el teléfono y no había hablado con ellos, se nos salió de las manos, pero nunca pensamos que fuera pasar algo así”.

Respecto al proceso de grabación de su próximo disco, afirmó que el lunes verá al presidente de su compañía para ponerse de acuerdo para comenzar a escuchar temas de pop y ranchero debido a que por el accidente todo se pospuso durante seis semanas.

Después de la aclaración, Alejandro Fernández salió al ruedo del palenque de las Fiestas de Octubre para comenzar el show a las 1.05 de la madrugada.

“Mi familia, mis amigos. Gracias pensé que no los iba a volver a ver nunca jamás, estoy nuevamente de regreso en mi Guadalajara. Algo estoy haciendo muy mal que Diosito no quiso que me fuera para allá. Es como los alcohólicos que no llevan a los Alcohólicos Anónimos porque saben que la van a cagar y van a echar a perder al grupo. Gracias por su oraciones y bendiciones Guadalajara”.

Durante las dos horas con 20 minutos de show, El Potrillo ofreció más de 30 canciones y terminó con un popurrí de éxitos de su padre, Vicente Fernández.

En varias ocasiones, El Potrillo utilizó un banco para sentarse y descansar un poco.

También cantó a media voz, parecía que susurraba los temas y tenía dificultad para vocalizar.

El público se mostró generoso debido a que ayudó al cantante y realizó coros, por lo que Alejandro se limitó a estirar el micrófono con su mano y escuchar al público.