¡Ah, qué buen Pancho Arman!

Armando Manzanero y Francisco Céspedes ofrecieron una mágica velada llena de romanticismo dentro de las festividades por el 418 aniversario de la fundación de Monterrey.

Monterrey

Manzanero y Céspedes… ¡simplemente sensacionales!

Los artistas volvieron a darle rienda suelta al romanticismo al presentarse anoche en la Plaza Zaragoza del Centro de Monterrey, como parte de los festejos por el 418 aniversario de la fundación de la capital de estado.

“Armando un Pancho” es el nombre del espectáculo con el que los cantautores han recorrido los más importantes escenarios, y con el que han enamorado a más de una persona.

Sólo una palabra es con la que se puede definir a las estrellas de la música y es: “Cómplices” ya que la química que existe entre ellos es simplemente única.

El concierto gratuito, fue el “plato fuerte” de los festejos que era de los esperados por los regiomontanos por las grandes figuras que ofrecerían lo mejor de sus melodías.

El reloj marcaba aproximadamente las 20:55, cuando se escucharon los primeros acordes del tema “Todo es un misterio” que unió a dueto a los cantautores.

En complicidad con su talento Armando Manzanero y Francisco Céspedes fueron alternando su actuación para beneplácito de los reunidos que poco a poco fue escuchando cada uno de los éxitos de los artistas.

“Toda la vida”, bajo la voz de Céspedes continuó en el repertorio musical, en el que se incluyeron otros temas como “El ciego”, que interpretó Manzanero.

La nostálgica velada atrajo la atención de los paseantes, quienes se detuvieron alrededor de la plaza para observar el show que se trasmitió en cuatro pantallas gigantes empotradas a los alrededores del lugar.

“Todavía”, “Esperaré”, “Se me antoja”, “Si tú ya no estás”, “Contigo aprendí”, “Quédate más” y “Remolino”, fueron algunas canciones que no pudieron faltar durante la mágica noche.

El carisma, buen humor y ocurrencias de los artistas jugaron parte importante en el espectáculo, pues sus anécdotas hicieron reír a los asistentes.

Una pequeña sala tipo lounge, seis músicos y un juego de luces en colores pastel adornaron el escenario, donde Pancho y El Maestro, hicieron magia con los temas de su autoría que se han convertido en himno para el público.

“Nos hizo falta tiempo”, “No sé tú” y “Te extraño”, fueron de los temas más esperados en la velada, donde el cantautor de 80 años jugo a ser el abuelo de Céspedes.

El Maestro Manzanero, utilizó un cambio de vestuario, mientras el intérprete cubano aprovechó para lucir sus tradicionales gafas oscuras, que a mediación del concierto decidió quitarse.

El show, que duró poco más de una hora y media, tuvo como ‘tentempié’ al hijo del cantautor yucateco,  Juan Pablo, quien más tarde también se unió a su padre para cantar a dueto el tema “Quiero amarte”.

“Vida loca” y “No” anunciaron el final del espectáculo al filo de 22:20, en medio de fuegos pirotécnicos.

Sin embargo no fue hasta las 10:30 cuando los artistas cerraron con broche de oro la noche ofreciendo grandes melodías como “Por debajo de la mesa” y “Nunca más”, dejando un grato sabor de boca en el público que se dio cita desde temprano para ver a los cantautores.