El Chavo del 8, el huérfano más querido en Latinoamérica

En Latinoamérica, 'El Chavo del 8' se ha consolidado como un personaje que muestra la realidad ante caricaturas de superhéroes norteamericanas, aseguró Omar Rincón, crítico de televisión.
El Chavo del 8 nació en 1971 y formó parte de unos sketches que conformaban la serie conocida como Chespirito, pero ante el éxito entre el público se decidió darle la característica de serie.
El Chavo del 8 nació en 1971 y formó parte de unos sketches que conformaban la serie conocida como Chespirito, pero ante el éxito entre el público se decidió darle la característica de serie. (Especial)

Ciudad de México

Para varias generaciones la fisonomía de Roberto Gómez Bolaños, 'Chespirito', quedó congelada en la imagen de un hombre de 42 años que interpretaba a un niño huérfano que vivía en un barril; imagen que logró traspasar las barreras del tiempo y del espacio para convertirse en un ícono, no sólo en México sino en Latinoamérica.

Casi 43 años después de la transmisión del primer capítulo de la serie, ésta sigue posicionada como una de las más vistas en Latinoamérica, según datos del Pan Latin American Kids, encuesta realizada a niños de entre siete y 11 años en 18 países de la zona, que lo coloca como el personaje más visto de Roberto Gómez Boñalos, con un 29 por ciento de audiencia, por arriba de personajes como el Pato Donald y Superman.

Para el periodista y crítico de televisión colombiano, Omar Roncón, 'El Chavo del 8' aún tiene audiencia por varias razones entre las que destaca que utiliza un lenguaje popular, todos los latinoamericanos tienen un personaje con el cual identificarse y refleja las contradicciones sociales que son comunes en esta zona.

"Básicamente 'El Chavo del 8' tiene audiencia por cuatro cosas, la primera porque es una televisión popular, se inspira en lo popular para de ahí reflexionar o construir los personajes; otro elemento es que para cada latinoamericano hay un personaje de Chespirito, en el que uno se reconoce. Cada uno tenemos un personaje que nos sirve de caricatura de lo que somos.

"El tercer elemento es el lenguaje que está basado en el slam popular, mientras que el último elemento es que utiliza las grandes contradicciones sociales comunes en América Latina: las familias desechas, padres abandonados, madres cabezas de familia, niños en la calle e intelectuales decantes, lo cual nos permite una identificación", dijo el también catedrático en la Universidad de los Andes.

Gómez Bolaños dejó como herencia a los latinos la capacidad de reír con dignidad de sus propias desgracias, según palabras de Omar Rincón.

"Nos hereda el humor del pobre, la capacidad de reír con dignidad. Actualmente la risa se produce mucho por el chiste flojo y sexual y creo que 'Chespitiro' hacía humor desde lo cotidiano, la manera en que el pobre ríe, pero con dignidad", dijo en entrevista telefónica.

Pese a que todos los personajes de 'Chespirito' tienen sus seguidores, en Colombia 'El Chavo' y la 'Chilindrina' son los favoritos de las generaciones que han disfrutado de las creaciones de Gómez Bolaños.

"El Chavo aquí en Colombia es un personaje que le gusta mucho a la gente, es entrañable, la Chilindrina también tiene lo suyo; Colombia es un país más infantil y tenemos como héroes a niños".

Para el periodista, 'El Chavo del 8' es un personaje que América Latina aportó a la sociedad, una creación que compite a los héroes creados por las empresas estadunidenses.

"Aportamos un personaje, una iconografía al mundo que estuvo dominada por Walt Disney. No tenemos nada que ver con el mundo de Toy Story o de las princesas. Por toda América Latina hay niños que están en la calle, familias rotas, abandonadas, nos llama la atención por una estética y manera de ser latinoamericanas".

Tal es el arraigo de 'El Chavo del 8' en América Latina que Omar Rincón aseguró que la serie salva a cualquier director de programación debido al rating que genera.

"'El Chavo del 8' es un programa kamikaze, como los Simpsons. Son programas que salvan a cualquier director de programación; lo pones en pantalla y te da rating, es una maravilla. Son de eso programas que te pueden salvar en cualquier momento una parrilla de programación. Los sábados siempre está el duelo del Chavo contra los Simpsons, y es un duelo interesantísimo; es nuestra defensa ante el modelo norteamericano".