“El mundo del chef es muy loco, como el del cine”: Daniel Gruener

El cineasta se probará a partir de hoy en el campo de la televisión a través del 'reality' 'Top Chef', cuya complejidad va en función de la riqueza que distingue al mundo de la gastronomía, ...
Afirma que le permitirá mostrar un terreno tan rico como es la gastronomía y la identidad mexicana.
Afirma que le permitirá mostrar un terreno tan rico como es la gastronomía y la identidad mexicana. (Alfonso Manzano)

México

A través de su pasión por el cine, Daniel Gruener ha llevado al público por interesantes viajes, como lo hizo en cintas como Sobrenatural y en Morirse en domingo; a partir de hoy emprende una nueva experiencia al probarse en el campo de la televisión, a través del programa Top Chef.

El cineasta asegura que encargarse de los 13 episodios que comprende la primera temporada que presentará Sony y conducirá Ana Claudia Talancón, ha sido "una grandísima aventura", en la que ha tenido el privilegio de mezclar el cine con la gastronomía. Terrenos en los que incluso ha encontrado similitudes, pues destaca que "la cocina es como un set" y que ambas "se manejan como estructuras que tienen un objetivo muy específico".

¿Qué tal ha sido entrar desde la visión cinematográfica a un terreno tan elaborado como es la gastronomía?

Ha sido una grandísima aventura, muy aleccionadora, que me permitirá mostrar un terreno tan rico como es la gastronomía y la identidad mexicana que representa.

A partir de este domingo lo que vas a ver es la competencia más feroz y más tremenda entre 16 chefs por convertirse en ese gran top chef de México.

El programa está lleno de retos muy complejos. Es un programa donde los 16 participantes son chefs de la más alta escala que existe en el país, por lo tanto los retos deben estar a la altura y son retos muy complejos, muy duros; ganará el que tenga más talento, mejor técnica, que sea más inteligente y que cuente con suerte.

¿Por qué aceptar dirigir un reality de cocina?

A mí me atrajo la idea de que la gente de cine nos acercáramos a la parte gastronómica e intentáramos juntos contar una historia, que tiene raíces muy profundas en todos nosotros, que tiene que ver con la historia de este país, con nuestra idiosincrasia; poder contar a través de estos chefs no nada más lo impresionantes artistas que son cada uno de ellos y los conflictos de su profesión, sino también el poder contar de qué estamos hechos, quiénes somos, por qué somos como somos, por qué comemos lo que comemos, y por qué nuestros sabores nos distinguen de los demás; por que la gastronomía mexicana, en estos momentos es una de las más importantes del mundo y necesitaba una producción a la altura de la que está y que se merece.

Entonces, se me hizo muy interesante el choque de dos trenes con tanta fuerza, como es el cine y la gastronomía, darle un toque más cinematográfico al reality y ese fue el reto a superar.

En este momento ya has realizado los programas, ¿cómo fue la experiencia? ¿Qué te ha dejado ese encuentro con el tema de la cocina?

A mí me ha parecido fascinante, el mundo de los chefs es muy loco, muy intenso, en ese sentido me identifique mucho porque se parece al del cine; son estructuras que tienen un orden muy específico para lograr un objetivo, y un objetivo que tiene que ver con que finalmente alguien a través de su paladar, en el caso de la gastronomía y a través de una pantalla en el caso del cine, viva un viaje que se quede en su memoria toda la vida, y de alguna manera descubrí que la cocina es como un set y que ambos mundos buscamos lo mismo, que funcionamos de manera muy similar fue una de las primeras sorpresas que me llevé haciendo esto.

¿Qué hay con el ritmo con el que se maneja la gastronomía, y el de las historias que has tenido que contar? ¿Qué fue lo más complejo?

Lo que de repente es frustrante cuando estás al frente de un show así es que tienes que tener en cuenta que es un documental, por lo tanto no puedes controlar exactamente cómo suceden los hechos, porque es un show en vivo, donde los concursantes lo viven y es real, todo es real, por lo tanto lo más difícil de todo es como poder contar la historia e ir armando los episodios en función de lo que realmente está sucediendo y no de lo que a ti te gustaría que pasara.

Entoces, como en todo documental, siempre hay este grado de incertidumbre de hacia dónde va agarrar la historia, y desde luego es muy difícil, y que todo amarre.

La otra cosa que tiene Top Chef México es que es la primera vez que se usa cierta tecnología para hacerlo, es un show en el que estuvieron grabando simultáneamente más de 12 cámaras, en donde no se veía ningún cable.

Todo es a través de transmisores y entonces las cámaras podían ver 360 grados sin tener presencia de nada de lo que regularmente hay en un set, ni presencia de gente.

La vivencia de los chefs es tal cual como ellos lo viven normalmente, salvo que hay muchas cámaras, pero ese ballet de tantas cámaras es muy complicado, en Estados Unidos usan seis, nosotros estamos usando 12, es la cobertura es más sofisticada.

En México no había antecedentes de algo así. Fue una gran investigación de cómo hacerlo para que funcione.

Top Chef parece un show fácil, pero producir algo así es muy complejo, hay dos shows, Amazing Race y Top Chef; solo cuando lo haces, te das cuenta de lo complejo que es.

Tienes una cocina en la que todo debe funcionar al ciento por ciento para que los chefs puedan cumplir con los retos. Eso implica que todo tiene que funcionar, no hay escenografía, todo es real. Aquí todo sirve, todo funciona, todo tiene que estar listo para cuando un chef lo necesite; además no sabes qué va a cocinar y por lo tanto no sabes qué va a necesitar, ingredientes, luz, agua.

Así que te puedo decir que si en una película es complejo, aquí es más, porque la cocina mide 850 metros. Es el sueño de todo chef.

¿Cuál fue la enseñanza cuando entraste a la cocina?

Siempre que inicio cada proyecto lo que más me atrae es qué voy aprender, qué voy a investigar, eso es más importante, incluso más que el resultado. Qué me llevo en el proceso y con qué gente me puedo unir para esto; y haber estado con los chefs, tanto jurados como participantes ha sido una oportunidad que no tiene precio.

Ellos tienen una visión muy especial, las cosas que salen de la tierra, las convierten en pan; el agua la convierten en caldo, todo lo convierten en un viaje, y el entender, en términos culinarios como sucede, es un privilegio, porque normalmente los que vivimos en el mundo fuera de las cocinas no entendemos del todo cómo se hace o lo complejo que es. Yo lo que quería es regresarle a este mundo gastronómico mexicano una producción que estuviera a su altura.

¿Ya hay otra propuesta en puerta?

Sí, esperemos que Top Chef tenga varias temporadas, pero ahora curiosamente estoy preparando una película que tiene que ver con alquimistas, entonces creo que Top Chef ha sido el perfecto preparativo para esa historia. Además, te puedo decir que me siento bien en esta primera experiencia en la televisión. Ahora solo espero que la gente lo disfrute porque van a ver cosas muy ricas.