Los lleva de la mano al amor

Alejandro Sanz cumplió su promesa de volver a tierras regias con un gran show, en el que las baladas formaron parte primordial de su repertorio musical.

Monterrey

Alejandro Sanz dejó en claro que la música no se toca, pero sí se siente en el corazón.

El español regresó al Auditorio Banamex para enamorar una vez más con sus dulces baladas a miles de regios que disfrutaron de la primera de dos funciones que dará en la cuidad.

Después de un año exacto desde su última presentación, en el mismo recinto, Sanz tomó de la mano a sus seguidores y juntos emprendieron un viaje sin escala directo al amor.

Con un retraso de 30 minutos, el intérprete apareció en el auditorio, el cual antes de su salida mostró un video del artista apoyando la campaña Salvemos el Ártico de Greenpeace, y con guitarra en mano dio comienzo “Llamando a la mujer acción”.

Rápidamente los corazones retumbaron en el interior de cada uno de los regios, que, acto seguido, cantaron junto a Sanz “Cómo decir sin andar diciendo”.

“Buenas noches, ya echaba de menos el calorcito de Regiolandia, es un gusto volver a esta ciudad y como a todo el mundo le cumplo mis promesas de que vuelvo, aquí estoy, sí volví. Esta es su noche, así que disfrútenla y exprésense”, fueron las primeras frases de Sanz para después interpretar “¿Desde cuándo?”.

El romanticismo ya se había apoderado de los asistentes, quienes no dudaron en soltar fuertes gritos al escuchar éxitos como “El alma al aire”, “La Habana” y “Quisiera ser”.

Igual que hace un año, la producción jugó un papel muy importante, especialmente la iluminación y una pantalla gigante mostrada al fondo que sirvió para adornar con videos cada una de sus interpretaciones.

“Esto lo he contado muchas veces y hoy quiero decirlo de nuevo. Cuando me quería dedicar a la música mi madre me dijo que estaba loco, pero de eso se tratan los sueños; son una utopía o lo que es lo mismo, es una línea que está en el horizonte y si tú te acercas cinco pasos, ella se aleja otros cinco. Para eso está la utopía, para caminar”, mencionó antes de dar paso a un popurrí donde incluyó “Enséñame tus manos”, “Para que me quieras” y “Me iré”, entre otras.

Junto a sus ocho músicos, el ex coach del reality show La voz… México sacó del baúl de los recuerdos “Cuando nadie me ve”, “Mi soledad y yo” y “Corazón partío”, logrando remontar a su público años atrás.

La noche iba llegando a su final, por lo que intentó despedirse por primera vez con “Looking for paradise” y el tema homónimo de su disco La música no se toca, sin embargo, los gritos insistentes de sus fans lo regresaron al escenario.

Quedaba poco tiempo de esta velada romántica, pero suficiente para deleitarlos con más de sus éxitos, entre ellos “Mi marciana”, y unas de las más pedidas de la noche “Amiga mía”, así como “Y si fuera ella”.