Las Arpías divierten e intrigan a los tapatíos

La puesta en escena gira en torno al asesinato de un hombre y las mujeres revelan oscuros secretos que se convierten en motivos para incriminarse.
El montaje está basado en el texto del autor francés Robert Thomas.
El montaje está basado en el texto del autor francés Robert Thomas. (Cortesía)

Guadalajara

Mentiras, intriga, sospechas y secretos oscuros que son revelados por ocho hermosas mujeres que dan vida Las Arpías, puesta en escena que se presentó este martes robando carcajadas a poco más de mil personas en la primera de sus dos funciones en el Teatro Diana.

Las arpías; Ariadne Díaz, Grettel Valdéz, Ana Patricia Rojo, Silvia Mariscal, Victoria Ruffo, Maribel Guardia y Ninel Conde fueron recibidas en el escenario cada una con miles de aplausos y algunos gritos que sonaron con fuerza en el recinto.

La gran ausente fue María Victoria, quien a través de un audio que sonó en el intermedio, explicó que se encuentra en reposo por estricta orden del médico, sin embargo agradeció al público por asistir e invitó a que disfrutaran de la obra.

En una escenografía sencilla; una amplia sala de una lujosa casa, en vísperas de navidad se desarrolla la historia de ocho bellas mujeres, quienes pasan de tener un día normal a ser sospechosas del asesinato de un millonario del cual todas son cercanas.

Las mujeres quedan encerradas en la casa y una a una comienzan a revelar secretos que se convierten en motivos para incriminarse, las sospechas aumentan con cada revelación y a cada momento se dificulta descubrir quién cometió el crimen.

El montaje está basado en el texto del autor francés Robert Thomas, y en esta ocasión, es Omar Suárez quien está al frente del equipo técnico para dar vida a la historia que mantiene en suspenso a los espectadores, quienes trataban de descubrir quién era la asesina.

Con diálogos sencillos, algunos chascarrillos y chistes de actualidad, las actrices robaban carcajadas de los presentes, quienes no perdieron ni un minuto en demostrar su agrado por el montaje y en cada intervención, aplaudir y ser parte de la obra.

Algunas líneas fueron olvidadas, sin embargo también fueron rescatadas con sonrisas discretas e improvisación de parte de las actrices que no perdieron profesionalismo.

Durante el intermedio, se invitó a los asistentes a que se llevaran de recuerdo una foto instantánea con el elenco del montaje, por lo que vendieron boletos con un costo de 300 pesos para tener derecho a este privilegio.

Tras el descanso, la obra retomó con fuerza, una serie de acontecimientos importantes hacían que las conclusiones de los asistentes sobre quien perpetuó el crimen llegaran a resolverse.

Tras descubrir la verdad, Las Arpías se tomaron de las manos, agradecieron a los presentes quienes las arroparon con gritos y aplausos de pie, y finalmente se despidieron del escenario.

Tras cerrar el telón las personas comenzaron a formarse al pie de la tarima para tomarse la foto que habían pagado con anterioridad, mientras, afuera del recinto ya esperaban los asistentes de la segunda función.

GPE