Un coctel bien mezclado

Función Dominical.
Grandes héroes
Grandes héroes (Walt Disney Pictures)

Ciudad de México

“Mezclar es bueno” rezaba la publicidad de una bebida unos años atrás. No sé si sea cierto en todos los casos, pero al menos en Grandes héroes la cosa funciona. La mezcla de formas aparentemente irreconciliables de entender la animación produce un resultado tan sorprendente como esas bellezas mestizas que también se han puesto de moda. En efecto, Grandes héroes es una película mestiza en que se aglutinan los estilos del clásico Disney con Marvel y un toque de anime Japonés.

Por otra parte (y desde el punto de vista de la historia del cine) hay que subrayar que Grandes héroes es la primera producción en que trabajan juntos Marvel y Disney. Cual buenos genetistas, los creativos de ambas empresas han conseguido obtener lo mejor de cada una de sus tradiciones.

De Disney, por ejemplo, Grandes héroes retoma las escenas tiernas y el mensaje edificante, pero lo hace sin abusar. Recuérdese que hace algunos años (en el siglo pasado) la empresa de Mickey Mouse estuvo a punto de quebrar porque les dio por hacer películas en las que todo era plano, banal y rosa.

Marvel aporta los personajes complejos. No hay aquí la oscuridad de los grandes héroes de la familia de cómics, pero sí arcos dramáticos en torno a una acción que no se detiene y que, claro, mantiene a niños y adultos al borde del asiento. Así, mientras que la construcción del carácter noble, lleno de valores burgueses proviene de Disney, la maternal, el trayecto heroico y exaltado de nuestro protagonista está más próximo a Marvel. En realidad Disney no había producido antes un filme con tanta acción y tantos personajes complejos.

Hay en el matrimonio entre Marvel y Disney una influencia más: el anime. No estoy hablando aquí solo del hecho de que el niño tenga elementos típicos que en el imaginario se relacionan con el carácter oriental (el gusto por la ciencia, por ejemplo) en realidad Hiro, el dueño de este hermoso robot globo que cuida la salud de todo aquel que se le pone enfrente, tiene un alma que recuerda las grandes películas del anime japonés.

Y es que a los japoneses (como a los latinos) les gusta el melodrama de modo que además de escenas de acción y mensajes edificantes, Grandes héroes tiene también momentos de lágrima nostálgica, de esos de “sufriendo pero gozando”.

Por supuesto, si este coctel de cine americano-japonés se quedara en solo eso no pasaría de ser una curiosidad. Lo más interesante en Grandes héroes es que además tiene una aportación muy propia al cine de dibujos animados: la ciencia ficción. Hay aquí discursos sobre relatividad, robótica y la ciencia de la tristeza. Todos ellos se plasman en este rico collage ofreciendo al respetable un plus que no resulta ya robado sino, más bien, regalado.

Lástima que la producción de Del Toro para El árbol de la vida no haya tenido tanto ingenio. Grandes héroes sí que vale la pena recomendarla aquí para pasar con ella una sabrosa función dominical.

 

Grandes héroes (Big Hero 6) Dirección: Don Hall, Chris Williams. Guión: Jordan Roberts, Daniel Gerson y Robert L. Baird. Música: Henry Jackman. Con las voces (en inglés) de: Scott Adsit, Ryan Potter, Daniel Henney, T.J. Miller, Jamie Chung, Jamie Chung Damon Wayans Jr. y Génesis Rodríguez. Estados Unidos, 2014.

@fernandovzamora